Caso real, de verdad de la buena. Lo leí cuando era pequeña en una revista y milagrosamente, me funcionó. Cuando tenía 14 añitos y la cara llena de granos, tampoco tenía mucho dinero para gastar en una buena crema anti-acné para reducir la grasa y los puntos negros propios de la adolescencia. Entonces, lo probé.

La receta es la siguiente., te cuento por si acaso te funciona tan bien como a mí. Consiste en mezclar en un tapón (como los de Coca-Cola familiar) un poco de leche y 3 gotas de alcohol alcanforado. El alcohol alcanforado se puede conseguir en cualquier farmacia. Es una fórmula magistral que preparan en la rebotica de la farmacia.

Pues bien después de realizada la mezcla, coges un algodón que absorba el líquido y te lo extiendes por la cara o la zona con granos, espinillas y puntos negros. Al extenderlo se seca y queda como una especie de velo blanquecino sobre la piel. A la mañana siguiente, nos lavamos la cara con agua tibia o caliente y aplicamos una hidratante adaptada a un tipo de cutis graso o acnéico.

Este tratamiento nocturno se debe repetir como un ritual todas las noches o en noches alternas, dependiendo del nivel de grasa de nuestra piel.

Te reirás de los granos y tu piel volverá poco a poco regular la grasa. Y a tí qué solución te funcionó para alejar los granos y puntos negros de tu cara. Cuéntame…
 

Comparte BellezaPura