“¿Has notado que lo que necesitas ocurre de pronto? ¿Te has encontrado por la calle con alguien en quien estabas pensando? No pienses en la Estatua de la Libertad… ¡Sé que acabas de hacerlo! Esto es la Ley de la Atracción, la ciencia de atraer más de lo que quieres y menos de lo que no quieres”

Con esta tarjeta de presentación ha llegado a España Michael Losier, uno de los conferenciantes de coaching más relevantes del momento. Y esto es lo que nos ha contado: 
 
P-Su libro “La ley de atracción” ha sido traducido ya a 30 idiomas por lo que deduzco que su lenguaje es universal y los problemas del ser humano también son universales.
 
R-En realidad, he vendido los derechos del libro a 28 países y por el momento está traducido a 21 idiomas. Efectivamente e independientemente de la edad y de la nacionalidad o cultura, cada uno de nosotros mandamos vibraciones. Y todos los idiomas tienen las palabras que no hay que pronunciar:‘no’,'no hagas’,'no seas’,'no puedo’.
 
 
P-Lleva trabajando en la Ley de atracción desde 1995? ¿Qué sabe de ella? ¿Cómo podríamos resumirla?
 
R-Todo se reduce a las vibraciones y lo importante es que éstas pueden ser positivas o negativas.
 

P- Dice que lo que leeremos en su libro va a cambiar la opinión que tenemos de nosotros mismos y de los demás y que nos ayudará a comprender cómo es nuestra vida y a descubrir si de verdad queremos cambiarla. Déjeme decirle que usted tiene en su poder algo más que un arma…
 
R- Yo no lo llamaría arma, sino una herramienta que te permite tener el control. Si no te gusta lo que estás atrayendo puedes modificarlo cambiando las vibraciones que emites.
 
P- Si como usted dice un pensamiento determinado, un estado de ánimo, un sentimiento y una sensación producen la emisión de vibraciones y estas vibraciones son determinantes ¿el ser humano es preso de sí mismo?

R- Hay que tener el control. Yo diría que los resultados que la gente está obteniendo, los podemos mantener o eliminar en el caso de que no nos gusten, son vibraciones negativas que hay que transformar en positivas. A todos nos gustaría tener esta herramienta de cambio.
 

P- ¿Y usted predica con el ejemplo? ¿tiene la vida que siempre quiso tener?
 
R- Supongo que ahora he conseguido cosas que nunca pensé que podría tener, así que puedo decir que se ha cumplido más allá de mis deseos.
 
P- Hasta que he visto su libro yo pensaba que cuándo te levantas un lunes por la mañana de malhumor y notas que durante todo el día las cosas te salen mal, sólo estás ante un mal día y resulta que estamos ante la respuesta de la Ley de la Atracción.
 
R- Eso es, lo has entendido perfectamente, así que ahora ya tienes la herramienta para poder cambiar ese día en el mismo momento sin tener que esperar al día siguiente. En mi libro hablo de un reajuste de las vibraciones, es decir, cuando te das cuenta que no estás recibiendo lo que quieres puedes cambiarlo para obtener los resultados que deseas.
 
 P- Entonces esos tropiezos cotidianos, como darse con el borde de la cama, que se nos queme la tostada, perder el autobús, o que se te olviden las llaves ¿son consecuencia de nuestra forma de pensar?
 
R- Sí, absolutamente. Todo son evidencias de las vibraciones negativas. Es una reacción en cadena que se mantiene hasta que cambias las vibraciones.

P- O sea que las torpezas en realidad son evitables y lo torpes nos son unos “manazas”
 
R- Cuando uno piensa que uno es torpe por Naturaleza, le está prestando atención a ello, a su torpeza, a su vibración negativa. No es que escriba en el espejo ‘soy un torpe’ y lo vea todas las mañanas, pero sólo el hecho de decirlo tiene el mismo valor que si lo hubiera escrito, ya que presta atención a algo negativo.

P- Nuestros políticos podrían utilizar sus enseñanzas ¿Qué dirigentes mundiales deberían contratarle como coach?
 
R- Supongo que George W. Bush. Si te fijas, entre él y Obama (el candidato demócrata) no hay más que diferencias: el lenguaje es diferente, su discurso, sus palabras, su forma de estar… Las vibraciones que manda Estados Unidos cambiarán cuando cambie el presidente.
 
P- En lo que voy a comprar su libro, de aquí a la librería más próxima, voy a ir pensando, ¿me da alguna idea para ir meditando?
 
R- Una de las cosas de las que hablo en el libro es que hay que adelantarse al acontecimiento. Si tú vas a ir a una tienda a comprar un libro, tienes que pensar que quedarán ejemplares, que te atenderá un dependiente simpático, que vas a salir contenta con la compra.
Por ejemplo, el otro día estaba en el aeropuerto de Heathrow. Es caótico, pero entré pensando que me gustaría encontrar a un trabajador agradable que me permitiera facturar en los mostradores de Business para no esperar tanta cola. El trabajador me preguntó si volaba en Business, yo le dije que no, pero nos pusimos a hablar y pude facturar en esos mostradores, pude esperar la salida del avión en la sala VIP del aeropuerto y…¡terminé volando en Business! No hay más que pensar en positivo y poner de tu parte.
 
P-¿Y algún consejo para poner en práctica ahora mismo?
 R- Sí, eliminar las palabras ‘no’, ‘no hagas’, ‘no seas’, ‘no puedo’. Hay que adelantarse a la cosecha, y mientras ir sembrando.

 P- Si todos sus consejos se resumieran en uno ¿Cuál sería este “uno”?
 R- Ser más selectivo en aquello a lo que dedicas tus pensamientos
 
 
*** Señor Michael Losier, en nombre de todos los blogueros y lectores de
bellezapura.com muchísimas gracias…

 
 Precio: 16 EUROS
Mas información: www.editorial.planeta.es/

Comparte BellezaPura