A propósito de la presentación a la prensa de la línea solar Anthelios XL de La Roche-Posay, el científico y dermatólogo Salvador González, Hospital Ramón y Cajal, nos ha explicado las consecuencias de la exposición solar sin protección.

Os hago un pequeño resumen de mis conclusiones tras su disertación:

Cuando hablamos de daños ultravioletas hay que distinguir dos tipos: los UVB y los UVA. Cada uno de estos actúa de diferente forma sobre la piel.

Los UVB primeros son los que provocan enrojecimiento y modifican el estado de la melanina. Su porcentaje de incidencia sobre la piel es de un 5% y muchas veces producen eritemas y quemaduras si no nos protegemos de ellos.

Los UVA son los más peligrosos a largo plazo Provocan tanto el envejecimiento del las células como el cáncer cutáneo. Deberíamos considerarlos como los principales enemigos de la juventud y la salud celular.

Pero ojo, aunque siempre solemos creer que el melanoma es cosa de quinielas, es la enfermedad del siglo XXI. En Estados Unidos se prevé que uno de cada cinco sufrirá cáncer en pocos años. Nosotros, los españoles, no estamos tan lejos. Nuestra posición climática es muy similar, aunque no lleguemos a los niveles de Australia. El país de Oceanía sufre desde hace años los mayores índices de melanomas y problemas cutáneos producidos por el sol. Tal es el extremo que supone uno de los principales factores en su sanidad. pública.

Para que os hagáis una idea, la mayoría de los servicios públicos de restaurantes o cafeterías poseen, junto al jabón de manos, dosificadores de crema protectora. Además, en el mobiliario público es una constante las señales advirtiendo sobre la presencia solar. No lo dudéis, este será nuestro futuro.

En la actualidad, las cremas de protección son o deberían ser un gesto habitual de belleza y salud. De hecho, han dejado de pertenecer a la categoría de cosméticos y están catalogados como medidas de prevención efectivas.

Por otra parte, creo que La Roche-Posay es una firma muy efectiva y cercana al mundo de la dermatología. En realidad, estoy muy a favor de las cremas de venta en farmacias.

La línea solar mejorada

Este año Anthelios XL se mejora aportando a sus beneficios protectores la acción antibacteriana, cicatrizante y reconstructiva de la planta Senna Alata. Un especie de arbusto que crece en las regiones tropicales y que consigue ser una barrera protectora del ADN.

Se encuentra disponible para rostro, cuerpo y niños y sus precios rondan los de la mayoría de cremas de farmacia, en torno a los 15- 20 euros.

¿Utilizas SPF todos los días?

Comparte BellezaPura