La historia del perfume es casi tan antigua como la historia de la humanidad, desde tiempos remotos el hecho de perfumarse forma parte del acto de embellecerse. Las civilizaciones más antiguas ya utilizaban el perfume obtenido por medio del humo del , la mirra, resinas y maderas con olores agradables, para ofrecerlas a sus dioses. Existen escritos de las civilizaciones de Mesopotamia en los que se han encontrado muchas recetas para la elaboración de ungüentos y perfumes. En el antiguo Egipto, se desarrolló una de las industrias cosméticas y perfumistas más importantes de la antigüedad. Griegos, fenicios, romanos…

En el Renacimiento, Venecia y Florencia fueron las capitales de los perfumes, se recuperaron las de las antiguas composiciones. Pero los orígenes de nuestra perfumería hay que buscarlo en Francia, donde se instalaron pequeños laboratorios de perfumistas que elaboraban y vendía preparados aromáticos para su clientela, perfumes a medida, por supuesto gente noble y adinerada aunque poco a poco su consumo se va extendiendo. Unos perfumes que, por cierto, tapaban o disimulaban –no sabemos si con éxito- la falta de higiene reinante en la época.

En los felices años 20 del siglo XX, la perfumería pasa de la fabricación artesanal a la era industrial. Los perfumes adquieren marca propia y se presentan en un frasco-joya. Después llegaron perfumes que han marcado un hito histórico, como Nº 5, Arpège obra de la casa Lanvin, Miss Dior… Muchos de ellos han sobrevivido al paso de los años y han acompañado a muchas mujeres y hombres durante toda su vida y otros se renuevan, revisan su aroma, su vestido… Entre las novedades de perfumes históricos que renuenvan su imagen están: Shalimar de Guerlain y Aromatics Elixir de Clinique.

Imagen cortesía de Guerlain

Imagen cortesía de Guerlain

 

Si hay una casa histórica en el mundo del perfume, esa es Guerlain, para hablar de sus inicios hay que remontarse a 1828, y desde entonces, esta empresa familiar ha elaborado más de 300 perfumes. Entre sus perfumes históricos está Shalimar, el perfume que la maison lanzó en 1925, aunque fue creado cinco años antes por Jacques Guerlain. Antes de su presentación oficial se lanzó en Estados Unidos en pre-estreno después de que la esposa de Guerlain, que lo estaba probando, lo llevase en un viaje a bordo del trasatlántico Normandie, y causara una gran sensación -hasta el punto que la orquesta del buque compuso una canción titulada Shalimar-.

85 años después, llega Shalimar Parfum Initial. Obra del perfumista de la casa Guerlain Thierry Wasser, que reconoce la dificultad del reto de ‘hacer evolucionar el perfume en el tiempo sin desnaturalizarlo, 85 años después de su creación, y conservar esa alquimia que lo hace tan deseable’.

El perfume se construye en torno a cuatro materias: la rosa Centifolia del mes de mayo, el lirio de Italia, la vainilla suave y el haba tonka. Pero también tiene bergamota de Calabria, hediona, ligeros efluvios de caramelo y de fruta confitada, pachulí

El frasco-joya, en cristal de Baccarrat fue diseñado por Raymond Guerlain, quien se inspiró en una cesta de frutas como las plasmadas en los mármoles de los palacios hindúes. El frasco de Shalimar Parfum Initial conserva las líneas abiertas, el tapón color zafiro y la banda de seda. La borla, ahora es de color gris azulado.

Precio: 54 euros/40 ml. – 75 euros/60ml. – 106 euros/100 ml.

Imagen cortesía de Clinique

Imagen cortesía de Clinique

 

Unos cuantos años menos -40- cumple Aromatics Elixir de Clinique. Para celebrar este aniversario, Clinique ha creado una colección en edición limitada. La fragancia fue concebida por Bernard Chant y Carol Phillips para que se convirtiera en una experiencia, por eso plasmaron en él la esencia de lugares del mundo como Haití, Bulgaria, India, Francia y España.

La fragancia original contiene cientos de ingredientes entre los que destacan las notas cítricas de la hierba luisa, la salvia, la camomila y la esencia de neroli. Las notas florales llegan de la rosa búlgara, la flor de jazmín con un toque de ylang-ylang. En el fondo, raíz de iris –uno de los ingredientes más caros de la perfumería-, raíz de vetiver y esencia de benjuí.

A la fragancia del aniversario se han incorporado nuevas notas como la bergamota, la flor de azahar, musgo, mirra y pachulí. También ha cambiado el proceso de extracción de los ingredientes, que ahora se ha realizado con destilación molecular, un procedimiento que gana en efectividad comparado con el proceso tradicional desarrollado en 1971.

Para este aniversario han creado una colección de ediciones limitadas compuesta por el perfume original en espray; la nueva esencia concentrada que se presenta en un frasco de vidrio opaco, color chocolate. Y la pieza final es un perfume sólido en colgante, con un grabado en la tapa de color ámbar oscuro para poder retocar el aroma en cualquier momento, se aplica ayudándose de un dedo, con el que se presiona ligeramente el perfume sólido, que al contacto con el calor de la piel se convierte en un ligero aceite.

Precio perfume original en espreay: 104 euros / 100 ml.

Precio esencia concentrada en edición limitada: 101 euros / 25 ml.

Precio perfume sólido en colgante: 70 euros / 15 ml.

Comparte BellezaPura