Cuadro de Rafael Silveira de una mujer con cosas en la cabeza

Rafael Silveira

Seguramente has oído hablar del sin sal o sin sulfatos, si te has sometido a un tratamiento de queratina como yo, te habrán dicho que para que el tratamiento dure más, tienes que lavarte el pelo con un champú sin sal, y tú a lo mejor te has quedado a cuadros pensando en qué tiene que ver ese término gastronómico con tu cabeza. Están muy de moda en América, pero aquí en España, a pesar de que ya hay algunas marcas que han lanzado champús sin sulfatos, parece que las firmas no perciben que exista una necesidad y es misión imposible encontrarlos en los grandes supermercados entre las marcas de gran consumo.

Estos sulfatos son detergentes que se añaden a los champús, son los ingredientes responsables de que el champú arrastre la suciedad y haga espuma. Actúan como tensoactivos iónicos, es decir, atrapan la suciedad y se la llevan con el lavado. No son perjudiciales para la salud pero sí pueden resultar irritantes en personas con el cuero cabelludo sensible, se llevan más fácilmente la coloración del cabello y pueden secar aún más el pelo seco. Además de limpiar las impurezas del cabello, los sulfatos también se llevan los aceites naturales del pelo, además van quitándole la queratina. Los sulfatos también están presentes en los geles de baño y hasta en los jabones íntimos.

Mujer lavándose el pelo

En esto es como en todo, es cuestión de probar. Si los champús normales no te van bien, es probable que te funcionen fenomenal los que no contienen sal o sulfatos. Y tampoco significa que si tienes el cabello seco te irán bien, pero si lo tienes graso te irán mal, aunque bien es cierto que los cabellos secos son los que más notan porque los que sí contienen sulfatos les dejan el pelo sin vida. También notan mucho la diferencia cuando comienzan a utilizar uno libre de sulfatos, las que tienen el pelo rizado, porque generalmente tienen tendencia a ser secos.

Normalmente en la etiqueta no encontrarás la palabra ‘sulfatos’, los sulfatos se encuentran en términos como ‘lauryl sulfate’, ‘sodium lauryl sulfate’, ‘ammonium laureth’, ‘sodium coco’, ‘cocoyl’, ‘laureth’, ‘myreth’, o ‘lauryl sulfate’. ¿Has ido corriendo a tu baño?, te habrás encontrado con que la mayoría de los productos que tienes en tu baño contiene más de uno de estos términos, ¿verdad?

Aquellos libres de sal no son fáciles de encontrar, pero tampoco es imposible, generalmente las firmas de cosmética bio formulan sus champús y geles sin sulfatos –Weleda, Logona, Green People, Naetura, Sante o Neobio – los productos de ICON está formulados sin sulfatos, también los de Moroccanoil, Rahua o Ren; la línea Oud Roy de Philip B; L’Oréal Professionnel  ha lanzado, no hace mucho, EverPure, una línea de productos sin sulfatos; algunos de The Body Shop, Bioderma o Pureology… Estos son sólo algunos, pero con los términos que os he dado, con que le echéis un ojo a las etiquetas, lo tendréis fácil.

¿Habéis utilizado champús sin sal?, queremos conocer vuestra opinión.

 

Comparte BellezaPura