chica sonriendo

Adaptarse a las exigencias de la sociedad de la imagen conlleva compromiso, ansias de perfeccionamiento y un meticuloso repaso de pies a cabeza. Que no falte detalle.

De un tiempo a esta parte, y con el auge de nuevas tecnologías al servicio de nuestras piñatas, la sonrisa ha cobrado un protagonismo particular. Las carillas, el invisalign, o los blanqueamientos no agresivos de última generación se nos antojan familiares y apetecibles. Los nuevos parias de la tierra son los que ¡ja! no se han hecho ni un simple blanqueamiento. Pero, ¿de verdad hace falta pasar por uno para tener los dientes más blancos que una casita andaluza?

taza de café

Pues hombre: depende de dónde se parta –coloración inicial- y adónde se pretenda llegar. El camino más corto para ir a de A a B es la línea recta, pero hay otras opciones de transporte, como tomar un tranvía vintage a base de alimentos que están en la nevera y que blanquean los dientes de manera natural.

Los que amarillean y es preferible evitar son:

-La tetraciclina, un antiobiótico presente en medicamentos para tratar el acné.

-La salsa de soja, el curry, el , el té, el vino tinto y, por supuesto, el tabaco.

Los que ayudan a mantener las piezas relucientes son:

-Los vegetales crujientes, que ayudan a retirar los restos de otros alimentos que manchan, como las zanahorias, el apio, los rábanos…

-Seguro que has oído alguna vez que la manzana ayuda a limpiar los dientes, ¡y así es! La manzana realiza una especie de cepillado completo natural, ya que limpia la placa y pule dientes y encías.

-El queso es otro aliado de la limpieza gracias a su alto contenido en calcio y fósforo. Acelera la neutralización del ácido y la reposición de minerales en el esmalte dental. Además, la leche y el yogur actúan como limpiadores bucales gracias al ácido láctico; cuidan las encías y ayudan al mantenimiento general y el desarrollo de los dientes.

fresas

-Las fresas son rojas, el cielo es azul y tus dientes serán más blancos si las tomas. Esta deliciosa fruta produce ácido málico, útil para mantener el color de los dientes. Las uvas también entran dentro de esta categoría.

-Y hablando de trucos vintage, la Abuela tiene otro muy conocido: el limón. Puedes preparar una solución de zumo con un poco de sal o de bicarbonato y hacer enjuagues para blanquear los dientes.

yotuel blanqueador dental

-Para rematar la faena, utiliza una de las muchas pastas blanqueadoras que existen en el mercado. Por ejemplo, la de Yotuel con peróxido de carbamida, que además remineraliza los dientes de paso que los blanquea.

Precio: 14, 56 euros.

Comparte BellezaPura