Estrías del embarazo, recetas naturales

¿Embarazada? ¡Enhorabuena! Tu bombo contiene tanta fortuna como los de la Lotería. El hijo es ‘un rayo de futuro’, escribió poéticamente Paco Umbral en “Mortal y Rosa”. Para que no sea, además, la causa de que se te llene el abdomen de , toma nota de los siguientes trucos caseros, naturales y frescos que podrás preparar tú misma con esas manitas y sus abalorios. Y con un poquito de perejil si quieres. ¡Rico, rico!

estrias-embarazo-recetas-naturales-1

Crema natural de zanahorias.

Ingredientes: 1 o 2 zanahorias frescas.

Para conservar al máximo las propiedades de la zanahoria, cuécela al vapor hasta que se ablande ligeramente y prepara un puré con ella. Espera a que se enfríe y aplícalo sobre la zona a tratar, déjalo actuar media hora. Las células madre de la zanahoria son ricas en betacaroteno, una sustancia que se transforma en nuestro cuerpo en retinol o vitamina A. O lo que es lo mismo, un compuesto que repara las células dañadas y las fortalece y ayuda en la producción de grasa, lo que te vendrá genial para evitar la formación de estrías cuando la piel se estire.

estrias-embarazo-recetas-naturales-2

Crema natural de aguacate y aloe vera.

Ingredientes: medio aguacate, una hoja de aloe vera y una cucharadita de aceite de oliva.

Dos favoritos en las despensas de Belleza Pura… Nos encanta el aloe vera por sus propiedades cicatrizantes. En combinación con el aguacate, hace una mezcla imbatible para regenerar los tejidos.

Licúa la hoja de aloe y bate el jugo con el aguacate y el aceite hasta formar una pasta suave. Con ella, masajéate con amor en movimientos circulares en las zonas afectadas y déjalo actuar durante 20 minutos. Aclara con agua fría para estimular la circulación y pásmate con la suavidad que proporciona.

Crema con aguacate, avena y aceite de almendras.

Ingredientes: medio aguacate, 2 cucharadas de avena y 2 de aceite de almendras.

La avena es uno de los ingredientes más conocidos en cosmética natural. Es fantástica para paliar los desatinos de la dermatitis y para masajear la piel de los bebés con algo suave y rico que no irrite su piel.

La avena contiene lípidos y sustancias que absorben el agua, ayuda a mantener la hidratación de la piel y refuerza la barrera protectora frente a las agresiones externas. Además, contiene proteínas, equilibra el pH y contiene oligoelementos que van fetén en todo momento, más todavía si necesitas cuidar tu barriga de embarazada.

Por otro lado, el aceite de almendras es rico en grasas monoinsaturadas, ácido oleico y ácidos linoleicos (Omega 3 y 6). ¿Quieres más? Además contiene vitamina E, un excelente antioxidante que te ayudará a mejorar el aspecto de tu piel y a mantener las estrías a raya.

estrias-embarazo-recetas-naturales-3

Manteca de Karité pura.

Se encuentra con facilidad en las herboristerías y es un fantástico emoliente. La puedes usar sola un par de veces al día o considerarla una base sobre la que añadir aceite de almendras o rosa mosqueta para hacerla aún más nutritiva. También puedes añadir un poco de miel y zumo de limón: la vitamina C es precursora de colágeno y será más difícil que te salgan estrías. Lujo natural para tu piel, con la mínima inversión económica y buenos resultados.

En Henna Morena la venden en tabletas sólidas.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

2 comentarios

  1. angeles

    Todos los cuidados en esa etapa son pocos pero manteniendo la piel muy hidratada es más difícil que salgan.

  2. Lolette

    Feliz imagen la de que el hijo es “un rayo del futuro”

Deja un comentarioXPL, segunda piel