Chica buena, chico malo, tópicos de la perfumería

Chica buena, chico malo. Chica buena conoce chico malo y en 4 segundos ya alcanzamos el clímax. No es el argumento de alguna franquicia (muy) vendida de novela pseudoromántica, sino el concepto en que se apoyan sendas fragancias de 2016 firmadas por Carolina Herrera (Good Girl) y Diesel (Bad), respectivamente. Vuelta a la eterna dualidad maniquea que tan buenos resultados genera en perfumería, no puede ser de otro modo, en tópicas acepciones según el género que la enarbole. Echemos un ojo a las campañas de publicidad de estos dos perfumes.

La Good Girl de está deseando ser mala, malísima. Lo que, para los creativos de la campaña, significa ser La-Que-Seduce, la que toma la iniciativa y lleva las riendas de su convencional relación heterosexual. Para ello, no duda en cruzar la ciudad a taconazo limpio enfundada en un vestidazo (muy Angelina Jolie, por cierto) que ciñe su lanceada silueta talla 36. Esta mujer rubia y blanca, de la que no conocemos su pasado -me habría parecido más atrevido que estuviera casada, por ejemplo- sino sólo su actual determinación, es la medida del mundo, un estudio de mercado con patas que asiste impávida a las reacciones que provoca (que no falte una dosis de envidia femenina, por favor). Es al llegar a destino cuando manifiesta su absoluto deseo de maldad, es decir, de conquistar terreno en la arquetípica guerra de sexos según la entiende la perfumería mainstream. El hashtag #goodtobebad resume la conclusión definitiva que lanzaremos al mundo: las chicas buenas van al cielo y, las malas, a todas partes. Chicas, poneos las pilas y abandonad ya esa mojigatería tan del Sí de las Niñas. La maldad (o capacidad de decisión) en femenino equivale a picardía, anticipación y confianza tamaño 15 cms (los del largo del tacón, hasta el infinito y más allá en incomodidad). Me permito comentar que el mensaje no puede ser más beatón y anticuado.

¿Te acuerdas de lo que se decía en tu no del todo superada adolescencia? ¿Que las mujeres sentimos una indomable preferencia por el tío cabrón que nos trata mal? Pues, ¡Bingo!, de eso va el anuncio con el que Diesel promociona Bad.

La cosa empieza con una cobra calentita para ella, que se queda con cara de tonta, seguida de una declaración de intenciones (una advertencia, vamos) bastante chusca sobre lo etéreo e inasible que es él. Un día está haciendo locuras al volante con ella, otro enardecido perdío en una pelea de boxeo, otro cabalgando la libertad a lomos de su moto… Son actividades muy hormonales las suyas, muy adrenalínicas, molonas. “No seré un ángel”, le suelta soñándose muy pillín. Ella, hipnotizada y pasiva, asiste a ese chorreón de boberías sin protestar y sella el trato con un apasionado beso. La mirada de abajo arriba de niño gamberro es otro tic imprescindible en esta mitología. Porque nada ha cambiado desde el instituto, ni desde que el mundo es mundo.

Bienvenid@s a la ‘maldad’ para niños y niñas (creo que quieren decir libertad) tal y como nos la regurgitan los responsables de marketing de la perfumería del Siglo XXI. Saquen sus conclusiones en sus casas.

¿Qué opinas? ¿Es bueno? ¿Es malo?

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

4 comentarios

  1. angeles

    Algunos anuncios son realmente buenos pero no en perfumería que año tras año tienen mas o menos el mismo argumento.

  2. Me he reído con la entrada, y coincido… el concepto de ambos no puede ser más beatón y trillado… ¿tan difícil será para una agencia creativa de élite hacer una publi de perfume que no sea como otras 20.000 anteriores? No me parece ni bueno ni malo, es que luego ni siquiera soy capaz de recordar casi ninguno de estos anuncios ni lo que venden, de tantas veces que he visto la misma plantilla retocada de distintas maneras.

    Además ¿soy yo, o el gamberrín rebelDiesel es clavao a Tom Felton / Draco Malfoy de Harry Potter? La elección del niño malo de libro muy sutil no es, me parece…

  3. Lolette

    Las campañas de Diesel suelen ser muy explícitas

    • Beatriz Peña

      La campaña de Decadence de Marc Jacobs también lo es,

Deja un comentarioEyeliner 3 texturas, en tinta, lápiz y rotulador