Especial Navidad, consejos de nutrición

Un 68% de los españoles comemos y bebemos más de lo debido durante estas fiestas navideñas. A esta conclusión ha llegado un informe de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) y el Centro de Investigación sobre Fitoterapia. Por ello, según los expertos en nutrición solemos engordar entre medio y cuatro kilos. Así que, vamos a daros algunas pautas para llegar al 7 de enero como cuando empezamos las fiestas.

Seguir leyendo…

5 plantas medicinales contra los excesos en Navidad

excesos-comidas-navidad-plantas-medicinales

Llega la Navidad y se abre la veda para comer como si no lo hubiéramos hecho en meses. El estómago se convierte en una máquina a prueba de bombas para soportar esas cenas en las que, de una sentada, ingerimos las calorías que se deberían consumir a lo largo de todo un día. Como son muchos los que tendrán clara la respuesta ante esto, “mira, una vez al año no hace daño”, hoy te presento 5 medicinales para combatir los excesos navideños. Seguir leyendo…

Los alimentos navideños más nutritivos y saludables

false happiness

De comidas y de cenas, están las sepulturas llenas”, nos dice la sabiduría popular. Sí, pero la corte de sabios de antaño también dijo aquello de “Tripita contenta alaba a Dios”. ¿Con qué te quedas, la penitencia, el exceso o el siempre ansiado equilibrio del “una vez al año no hace daño”?

Las Navidades son muchas cosas, un sinfín. A destacar entre todas ellas: las grandes comilonas. Gusten mucho o poco estas fechas, el jamoncito siempre encaja entre los debates a favor o en contra, la bandejita de quesos curados alivia tensiones entre familiares malencarados, el sempiterno foie roba el corazón del abuelito cascarrabias, el pavo relleno enamora el alma del niño que sólo piensa en los regalos.

Hay quien teme todas estas viandas, al ver en ellas la encarnación demoníaca de la lorza, el máximo enemigo del mes de enero -aún más que la empinada cuesta– y de la que luego hay que deshacerse con sudor y lágrimas en el gimnasio.

Esta apreciación, aunque correcta, no deja de ser pelín exagerada. Quitarse la lorza cuesta, pero no todos los alimentos que contribuyen a su crecimiento son más malos que la quina. Algunos hasta tienen sus vitaminas y sus muy buenos nutrientes, no veas en ellos calorías vacías. Y sobre todo, tenlo en cuenta cuando te metas en la boca el canapé de caviar que tanto te apetece, nada favorece más la digestión que una conciencia tranquila.

Veamos qué tienen de bueno algunos de los alimentos navideños más típicos.

Seguir leyendo…

Guía para sobrevivir a los excesos navideños

excesos-navidad-resaca-dieta

La carrera por el exceso navideño empieza en torno al 20 de diciembre con las cenas de empresa y otras reuniones amistosas para celebrar que ¡ya se acerca la ! Su apoteosis llega en Nochebuena y Navidad y la traca final con la interminable cena de Nochevieja, a la que se suman los brindis varios después de las uvas, acompañados de turrones y todo tipo de dulces típicos y por supuesto, más alcohol de la cuenta durante una noche muy larga para muchos, a los que seguro que les sorprenderá el día todavía de celebración. Pero ahí no acaba la cosa, después llegarán Los Magos de Oriente cargados con azucar a raudales en forma de roscón de Reyes. A juzgar por los comportamientos alimenticios en esta época, parece que no hubiéramos comido durante el resto del año.

Si después de tanto exceso, te levantas con cuerpo de jota, la cabeza te da vueltas, tienes la boca pastosa, el estómago del revés y no te puedes ni mover de la cama, esta es la guía para recuperar tu cuerpo y tu alma de tanto exceso festivo. Seguir leyendo…

La gula en las comidas de Navidad y las Gulas del Norte, un sucedáneo de las angulas a base de surimi; pura proteína de pescado

Por estas santas fechas conviene recordar qué es la porque creo que se ciñe mucho a lo que son las celebraciones navideñas. Antes de atiborrarnos a comer y beber para festejar paradojicamente el nacimiento de Jesucristo conviene saber que la gula tiene categoría de pecado capital y viene reseñada en La Biblia por activa y por pasiva. “No estés con los bebedores de vino, ni con los comedores de carne; porque el bebedor y el comilón empobrecerán, y el sueño hará vestir vestidos rotos.” Proverbios 23:20-21. “El que guarda la ley es hijo prudente; mas el que es compañero de glotones avergüenza a su padre.” Proverbios 23:2 proclama, “Y pon cuchillo a tu garganta, si tienes gran apetito.” De repente me ha venido un flash de Pulp Fiction…

La gula es uno de los siete pecados capitales según la Iglesia católica romana, es decir un pecado mortal de los que destruye la vida de gracia y nos lleva a la condenación eterna, a no ser que hagamos penitencia y después de una excesiva nutrición navideña hagamos una perfecta contrición a través de un arrepentimiento máximo y la única dieta posible: comer con sentido común.

Por orden de gravedad es el tercero según el listado oficial de pecados capitales en el mismo orden que utilizó el papa romano san Gregorio Magno (circa 540-604) en el siglo VI. Más tarde, el poeta Dante Alighieri utilizó el mismo orden en su obra La Divina Comedia (c. 1308-1321).

El primero es lujuria, el segundo: pereza, gula en el tercer puesto y luego: ira, una cosa muy fea y demasiado visceral, después envidia ; algo también espantoso, a continuación: avaricia y para finalizar: soberbia. Cada uno merece un capítulo, pero ahora toca gula, ese deseo desordenado e incontrolado por el placer conectado con la comida o la bebida. Si nos ajustamos a su aspecto pecaminoso según dicta la religión católica, podemos destacar 5 aspectos bien delimitados:

1- Comer o beber en exceso, más allá de lo que el cuerpo necesita.
2- Cortejar el gusto por cierta clase de comida a sabiendas que va en detrimento de la salud.
3- Consentir el apetito por comidas o bebidas costosas, especialmente cuando una dieta lujosa está fuera del alcance económico
4- Comer o beber vorazmente dándole mas atención a la comida que a los que nos acompañan.
5- Consumir bebidas alcohólicas hasta el punto de perder el control total de la razón. La intoxicación injustificada que termina en una completa pérdida de la razón es un pecado mortal.

Contra cada uno de estos pecados hay una virtud o alternativa, en el caso de La Gula  es La Templanza, una virtud que aboga por el equilibrio y el control de los apetitos físicos y mentales.  Si somos incapaces de controlar nuestros hábitos alimenticios, probablemente también somos incapaces de controlar otros hábitos como lascivia, avaricia, ira, e incapaces de cerrar la boca frente al chisme o el conflicto. Somos nosotros los que debemos tener el control sobre nuestros apetitos. (Ver Deuteronomio 21:20, Proverbios 23:2; 2 Pedro 1:5-7, 2 Timoteo 3:1-9, y 2 Corintios 10:5)

Por favor, no te dejes llevar por la corriente de excesos, practica la habilidad de decir: no y el auto-control (Gálatas 5:22) o sino corres el riesgo de perder completamente el norte. Si es así, puedes probar con moderación un platillo delicioso y nada pecaminoso que enlaza ambos conceptos.
Seguir leyendo…