Dientes de leche, higiene y cuidados preventivos

Nacemos desdentados y poco a poco nos van saliendo los , los colmillos, las muelas… Son los dientes de leche, unas piezas pequeñitas, hasta 20 en dos arcadas -superior e inferior- que van conformando nuestra boca y que nos sirven para poder empezar a comer, masticar y digerir los alimentos sólidos. Cuidarlos bien es una obligación porque cuando ya tenemos la dentición de adulto, hacia los 14 años, será la definitiva, con la que nos tendremos que manejar toda nuestra vida.

Seguir leyendo…

Jabones, a toda pastilla

jabones 05

Después de la larga era del gel de baño, nuestras rutinas de vuelven asus orígenes con el auge de los en pastilla, los de toda la vida. Y no, no estamos hablando de las pastillas de supermercado ni de las totalmente artesanales hechas en casa con aceite usado y sosa, sino de jabones realizados con materias primas de excelente calidad, biológicos y que consiguen beneficios inmediatos sobre la salud de la piel: mayor hidratación, menos irritaciones y más confort. Es la nueva generación del de siempre, reformulado y de alta gama, que proponen firmas como Olivia Soaps o Los jabones de mi mujer.

Seguir leyendo…

Saponando, ahorra con productos de aseo y limpieza a granel

saponando-jabon-productos-limpieza-granel

Jabón, champú, detergente, suavizante o limpiasuelos a granel, como se hacía antes. En Saponando llevas tu propio envase y confeccionas tus productos de aseo y limpieza con el aroma que más te gusta. El resultado son artículos mucho más baratos porque se ahorra en el packaging y menor impacto medioambiental. Pero además, todos los productos que venden tienen un nivel de biodegradabilidad mínimo del 90%, que llega en algunas referencias, al 99%.

No se tú, pero yo el cubo de basura de envases lo lleno en dos días, todo lleva envases y retractilados mil, muchos de ellos inútiles. Y todos dejan una huella medioambiental bastante fea por el camino. Por eso, la primera franquicia de Saponando en España, que se abrió en Sevilla, fue un éxito desde el principio. José Millán Sánchez, un empresario que se quedó en paro, fue quien decidió apostar por un negocio que había conocido en un viaje a Sicilia. Seguir leyendo…

“Toilette, la higiene a finales del Siglo XIX”, en el Museo Cerralbo

toilette fin de siglo

“Mujer en su toilette”. Leo Gestel (1881-1941)

Del ritual del aseo en su versión más primitiva y práctica a la sublimación de la higiene a través de la cosmética.

El Museo Cerralbo dará cuenta de todo esto y mucho más, desde el 15 de octubre al 12 de enero, en la Toilette, la a finales del Siglo XIXUn viaje por el universo del aseo que explora con gusto el reciente protagonismo de la imagen personal.

De aquellos gestos embrionarios, estas nuevas tecnologías. ¿Quieres saber cómo empezó todo?

Seguir leyendo…

Higiene sí, menos química y más natural

desodorante_s

El otro día eché la cuenta de todos los productos de higiene que uso a diario. Me guardo el número exacto porque se me agolpa la sangre en las mejillas -y además me entra dolor de bolsillo-. Dejémoslo en que era una friolera. Y aunque no me consuela, intuyo que es una costumbre compartida. Sin embargo, ¿estamos más protegidas por usar chorrocientos productos? ¿O no hacemos más que acumular sustancias cuestionables en el organismo?

38393_161910_1

Habrá quien te diga que no, y seguramente lleve la chapita de una marca con su nombre de pila escrito debajo.

Habrá quien te diga que sí, posiblemente esgrimiendo teorías ‘revolucionarias’ acerca de una sobreprotección que acarrea alergias, e incluso las infecciones que se quiere evitar.

La higiene natural es la respuesta que ofrece esta última corriente. Una filosofía de cuidado corporal basada en el respeto por uno mismo y en la convivencia entre la persona y el medio-ambiente.

¿Y cómo puede filosofar una tal que así? ¿Hay que hacerse new age? No,  basta con usar una cosmética natural libre de químicos nocivos, a base de pigmentos naturales, aceites vegetales, vitaminas, enzimas, ácidos cítricos y extractos de hierbas. Nada de perfumes sintéticos. ¿Nada? SOCORROOOOO…

Seguir leyendo…