Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 comentarios

  1. Alejandra

    Yo tambien logre dejar el cigarro, empeze fumando uno al día de mona despues q me separe. Luego pasaban unos días y no fumaba y no me di ni cuenta cuando no podia verme sin los cigarrillos. Cada vez que salia a una fiesta fumaba como loca y al otro día mi garganta no lo soportaba. El olor que me quedaba era espantoso y me di cuenta que todo lo que gastaba en peluqueria, perfume en ropa linda en cremas masajes etc no valian la pena si me estaba matando de a poco con el cigarro. Hoy puedo decir q es un hábito que si tú realmente tomas conciencia del daño q te haces y quieres dejarlo lo lograrás y tu bienestar y tu energía cambiaran al 200%chauuu.

  2. Maria Jesús

    Yo también fumaba de 1 a 2 paquetes diarios, y después de varias intentonas lo dejé hace ya 7 años. Creo que es lo mejor que he hecho en mucho tiempo.

    A mi me encantaba fumar, es más, yo pensaba que no se podía disfrutar de un café, de una comida buena sin después fumar. Hasta que ví con el paso de los años que cada día era más esclava de los cigarros. Mi vicio era tal, que ya no podía disfrutar en una tienda, un cine, o cualquier otro sitio donde no se pudiera fumar. Tenía que salir como loca a fumar. Ahí es cuando me dí cuenta de lo pillada que estaba y de la poca libertad que tenía.

    Había probado muchas veces dejarlo, pero nunca lo había hecho con ayuda. Fui a una unidad de tabaquismo del Hospital Carlos III en Madrid, y alli me fumé mi último cigarro. Gracias a los grandes profesionales del centro no me costó trabajo dejarlo. Lo recomiendo a todo el mundo que de verdad lo quiera dejar. Ahora soy libre, puedo estar en un avión, o dónde sea. Se vive mucho mejor. Animaros fumadores a dejar de serlo. Todo son ventajas.

  3. Cc

    Fumaba de 1 y medio a 2 paquetes diarios y quería dejarlo porque era consciente de que empeoraba mi calidad de vida, pero siempre iba aplazando el momento de abandonar el tabaco porque imaginaba que sería un proceso “traumático” y doloroso (con síndrome de abstinencia, recaídas, etc).

    Un día comencé a sentirme griposa y los síntomas fueron empeorando gradualmente durante los siguientes 6 o 7 días. Pasé por un proceso gripal extra fuerte que me obligó a estar en cama 15 días seguidos en un estado estacionario, sin signos de mejoría notables y mi cuerpo totalmente “implicado” en la enfermedad.
    Una vez recuperada no volví a encender un cigarrillo. Me siento muy afortunada por haber dejado de fumar, y porque dejarlo me resultó mucho más fácil y rápido de lo que siempre había temido. Tengo amigos que no lo han tenido tan fácil.
    No volvería a fumar, no puedo imaginárme haciéndolo de nuevo (la sola imagen de tragar el humo me da sensación de ahogo). Desde que lo dejé mi salud y calidad de vida han mejorado muchísimo.
    Un saludo.

Deja un comentarioBenefiance Nutriperfect, las nuevas joyas de tratamiento de Shiseido