Peines para calvos La Gran Muralla o el poder de la publicidad

El poder de convencimiento de los anuncios puede llevarnos a consumir cosas que no necesitamos, incluso cosas que no sirven absolutamente para nada como los para calvos La Gran Muralla.

Si te dan ganas de comprar estos peines para calvos renuncia una temporada a ver anuncios y a salir de compras. Intenta consumir durante 3 meses productos de marca blanca hasta que notes mejoría en esos impulsos de comprar cosas absurdas, como peines para calvos. No compres compulsivamente. Es un consejo de salud mental.

¿Cuantas cosas has comprado en en los ultimos 12 meses?

Beatriz Peña: "Intentando descubrir la camiseta del hombre feliz y la última tendencia de pasarela... Al mismo tiempo, persigo todo aquello que pueda contribuir a generar esas pequeñas dosis de poesía y belleza que todos tenemos dentro. Una de las mejores fórmulas que he encontrado tiene una larga lista de ingredientes y la mayoría son gratis: 8 horas de descanso, alimentación sana, equilibrio mental, ejercicio suave y masajes diarios por cara, cuerpo y cabello, disfrutando de exquisitos afeites y aromas. Prometo ayudarte a encontrar ese Jardín del Edén que todos buscamos. Sigo mirando las noticias de cerca, y viviendo esta aventura como si fuera un apasionado sueño".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 comentarios

  1. Merrill

    Buenas, me ha encatado vuestra web. Nunca antes habia escrito pero pero tengo una duda que me quita el sueño jeje :-). Mi amiga se ha dado un tratamiento de acido hialuronico capilar. ¿Alguien sabe si puede ser perjudicial para el cabello? ¡Gracias!

  2. Ronald

    hola, lo has explicado muy bien y, ademas, es un tema que esta muy de moda. Mi amiga se ha dado un tratamiento de taninoplastia. ¿Alguien sabe si puede ser perjudicial para el cabello? Nos vemos!

  3. BlackPearl

    xDD Un peine para una persona calva es tan útil como unas gafas de sol por la noche. Madre mía

Deja un comentarioDivinas proporciones del arte a las matemáticas y el número pi