Recuperemos la dieta mediterránea

mediterranea

La en el mundo está cambiando. Se encuentra inmersa en una etapa de transición determinada por varios factores: nutricionales, sociológicos, demográficos…

Durante las últimas cuatro décadas hemos ido perdiendo el patrón de adhesión a la dieta mediterránea. Según las valoraciones del MAI (Índice de Adherencia a la Dieta Mediterránea) España ha descendido del puesto 13 al 21 con una tendencia acentuada particularmente en la población infantil, donde se incrementa el problema de la obesidad.

Hemos empezado a perder las buenas costumbres, y así, hemos caído en un incremento de enfermedades relacionadas con la alimentación, como las cardiovasculares, el sobrepeso, la desnutrición¿Dónde quedó la comida de puchero que con tanto esmero nos preparaban nuestras madres y abuelas?

Cambian nuestras rutinas, nuestros hábitos y se reduce el tiempo dedicado a prepararnos una comida sana y equilibrada. Tiramos de pre-cocinados, fast food, hacemos la compra por Internet sin prestar demasiada atención a lo que compramos, en lo que calidad se refiere, porque la ‘pela es la pela’, aunque a veces lo barato no salga caro. Y es que en cuestión de salud, no vale el regateo.

confuse

Gran parte de las enfermedades no contagiosas (un tercio de los casos de cáncer, un 80% de las enfermedades coronarias, un 90% de la diabetes tipo 2, obesidad) se pueden prevenir, según afirma Lluis Serra Majem, presidente de la FDM (Fundación de la Dieta Mediterránea) y Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. Las estrategias preventivas ganarán importancia mientras que en los principales factores de riesgo, como son la dieta y la actividad física, se pondrá mucho más énfasis.

Para ello tenemos que enseñar al consumidor a leer las etiquetas de los envases de comida, y a las empresas a comunicar sus productos de una forma más transparente, de modo que el consumidor se sienta lo suficientemente informado, motivado y con confianza plena en lo que va a consumir, convirtiendo así sus rutinas alimenticias en equilibradas y saludables.

Obesity

Se estima que en 2010 entre un 50 y 60% de la población sufrirá sobrepeso. Serra declara que es posible llevar una dieta equilibrada comiendo fuera de casa. Lo único que hace falta es concienciar a la sociedad y un poco de voluntad. Por ello, Accor Services con el apoyo de más de 21 entidades públicas y privadas ha creado FOOD (Fighting Obesity through Offer and Demand), un proyecto europeo cuya pretensión es mejorar los hábitos alimenticios en el entorno laboral.

Un autobús ha recorrido cinco países europeos (Bélgica, Francia, Italia, República Checa y Suecia) culminando su recorrido en Madrid, el pasado mes.  Con este roadshow, financiado por la Unión Europea, se ha pretendido dar las pautas necesarias para seguir una dieta equilibrada comiendo a diario en restaurantes e influyendo en estos para que adapten sus menús.

Que no se pierda ese sabor mediterráneo que tan bien le sienta a nuestro cuerpo y mente. Brindemos por el aceite de oliva y el vinito español.

Imágenes: viviendosanos.com y Jornadas ANIS-MARS Lluis Serra Majem

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 comentarios

  1. Pingback: El temido Anisakis del pescado | 10.000 Sitios de la Interwebz en uno sólo!

  2. Pingback: Aceite de palma con certificado verde en Indonesia para impedir la deforestación | bellezapura.com

  3. Elena

    Hola,

    la verdad es que no me sorprenden los datos que proporcionas. Sólo hay que ver los colegios, los padres han sustituído el tradicional bocadillo de jamón jork por una cuenta ilimitada en el kiosko de en frente del cole, por lo que lo más habitual es ver que os niños meriendan miles de regalices, golosinas y chuches diversas. Creo que la única comida sana que ingieren es la que comen en el comedor del cena.

  4. beatriz

    Muy buena apreciación, Maribel.

    Gracias por tu comentario.

    ¡Feliz día!

  5. Maribel

    Es increíble cómo Grecia, un país mediterráneo, esté entre los primeros de la lista. Y que Suiza esté el ultimo, que en principio, es un país “no eminentemente” agrícola o pesquero, o típicamente identificado como productor de alimentos a incluir en la dieta mediterránea (olivos, vides, pescados, legumbres, verduras….)
    Está claro que la cultura tiene mucho más que ver con la salud que la localización o la herencia gastronómica.

Deja un comentarioSingular Stop, Inditex apoya la moda independiente