Constelaciones Familiares, la terapia que descubre los porqués emocionales

Es una de las terapias podríamos decir “psicológica” que está cogiendo más fuerza ultimamente. Cada vez conozco más gente que ha hecho o ha participado en una. El padre que la desarrolló es Bert Hellinger que nació en 1925, estudió Filosofía, Teología, y Pedagogía, posteriormente, se hizo Psicoanalista y profundizó también en la Dinámica de Grupos, Primaria, Análisis Transaccional, y diversos métodos hipnoterapéuticos. Tras 16 años trabajando en Sudáfrica como misionero católico, desarrolló su propia Terapia Sistemica Familiar: las Constelaciones Familiares.

const.3
Se cree que el 70% de los problemas psicológicos que nos afectan hoy en día a todos están relacionados con nuestra historia y nuestro círculo familiar. El niño, de manera inconsciente adopta reacciones y soporta cargas que le dificultarán su vida de adulto. Con las Constelaciones salen a la luz las dinámicas que causa el sufrimiento y, si se dan las circunstancias apropiadas, se pueden corregir en el mismo momento.
Esta Terapia se diferencia de otras por su extrema rapidez. En una Constelación, que puede durar en torno a una hora, sale a la luz y se aborda la verdadera causa del problema presentado por el paciente, en oposición a ésto conocemos terapias que pueden durar años, como el Psicoanálisis. Por eso cada vez más psicólogos, psiquiatras y psicoanalistas se interesan por las Constelaciones Familiares como herramienta terapeutica.

 

const.2En casi todas las familias hay ciertos hechos que guardan un impacto residual en mayor o menor grado en todos sus miembros, perturbando la armonía familiar.
Todo niño está conectado a una y adopta ciertos roles en esa estructura familiar que le ha tocado vivir. Todos los miembros de la familia, incluyendo aquellos que están ausentes por muerte y separación, están energéticamente presentes en la estructura familiar y afectan al resto de miembros. Tampoco se deben olvidar a las generaciones anteriores, pues puede que la raíz del problema nazca mucho más atrás de lo que nos imaginamos.
Recreando la estructura o constelación de la familia, las relaciones dentro del sistema pueden aclararse. Los participantes pueden ver como las dinámicas no resueltas han estado afectándoles desde la infancia.

 

const.1La forma de realizar esta terapia es muy sencilla, se reúne un grupo de personas, todas ellas diferentes, con distintas inquietudes y dilemas por resolver. Cada uno expone ante el grupo su tema particular y a partir de aquí, y guiado por su intuición, elige a distintos miembros del grupo como representantes de las personas que forman su estructura familiar. A continuación los coloca y relaciona en el centro de la sala. Hecho esto la constelación cobra vida de forma que los representantes comienzan a sentir las emociones, miedos y deseos de las personas a quienes representan. Podríamos decir que se crea una especie de teatro de la vida del paciente pero en la que en vez de girar en torno a él, éste permanece como espectador de excepción, consiguiendo así tener una perspectiva de su propia vida y entorno que no es posible de otra forma. Con este método el origen del desorden sale a la luz. De modo admirable y sorprendente, la verdadera historia de la familia se manifiesta y expresa viéndose con claridad por primera vez. Para terminar el coordinador va guiando a las personas hasta una constelación final donde cada cual toma la responsabilidad que le corresponde.
Contado así puede parecer algo carente de rigor o profesionalidad, pero cuando ves lo resultados, realmente uno se da cuenta que las cosas no necesitan ser complicadas, simplemente hay que dar un paso a un lado y tener una visión diferente de las cosas. Seguro que más de una vez nos sorprenderemos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 comentario

  1. Pingback: Desesperada» » Constelaciones Familiares, la terapia que descubre los porqués emocionales

Deja un comentarioCabello corto: tendencias Otoño-Invierno 2011/2012