Valle 36, un centro dedicado al cuidado de las embarazadas

Gustav Klimt

Últimamente encuentro embarazadas allí donde voy, ¿será una señal? Me reconforta y me gusta pensar, que con la que está cayendo, hay mujeres que le dan la espalda a la crisis, se lían la manta la cabeza y deciden cumplir con su deseo de ser madres, ¡vivan las mujeres valientes!

Por eso, cuando la semana pasada acudí a la presentación de Valle 36, lo interpreté como una señal más. Se trata de un centro dedicado a la mujer, sobre todo a las embarazadas, para que puedan prepararse antes, durante y recuperarse después del embarazo. Con terapias naturales y sin cirugías de por medio. Aunque puede acudir cualquiera y también tienen terapias dedicadas a niños. Me gustó el concepto. Valle 36 abrió sus puertas en 1999 y ahora, más de 12 años después, aunque mantiene el nombre, ha trasladado su sede una calle para ganar espacio y mejorar sus instalaciones –antes estaba, claro, en la calle Valle, número 36-. Nos citaron para presentarnos el nuevo centro y contarnos su filosofía.

Porque una mujer embarazada no es una mujer enferma, porque aunque con el embarazo llegan muchas prohibiciones, un gran número de ellas, son completamente falsas. El embarazo no tiene por qué ser una etapa gris, en la que las mujeres tengan que quedarse en casa encerradas y sentadas, además, el cambio en la moda premamá ha hecho mucho en este sentido, ¿por qué durante tanto tiempo fue tan horrorosa la ropa para embarazadas? Desde Valle 36 quieren acabar con este mito y transmitir la idea de que durante el embarazo, la mujer puede y debe cuidarse, porque eso contribuirá a que llegue al parto en mejores condiciones, que este sea mejor y que la recuperación sea más rápida.

Foto Malva Rico

Como estar embarazada es un buen plan -esa es el lema de la nueva campaña del centro-, puedes seguir haciendo ejercicio, y no sólo puedes, debes, porque una buena forma física hará que te sientas mejor durante el embarazo y que estés mejor preparada para el momento del parto y lo soportes mejor. Después, pasada la cuarentena, hará que la recuperación sea mejor y más rápida.

A través del pilates, en clases muy reducidas de máximo 3 personas, Álvaro lleva a cabo una preparación física para fortalecer la espalda y corregir la postura, fortalecer los abdominales, proteger el periné, mantener la flexibilidad y tomar conciencia de la respiración. El pilates permite que puedan hacerlo tanto las futuras madres que están acostumbradas a practicar ejercicio, como las que no.

Su piscina, una de las novedades más importantes del nuevo centro, permite realizar clases de gimnasia en el agua, perfecta para los embarazos de alto riesgo, las madres con un ritmo de vida más sedentario, débil forma física, o por recomendación médica.

El 70% de las mujeres que padece incontinencia, cree que la patología forma parte de la condición femenina y que es un precio que debe pagarse por ser madre. Pero la realidad no es así, el 80% de los casos se solucionan con fisioterapia perineal y ejercicios específicos. Como nos contó Elena, la fisioterapeuta especialista en suelo pélvico -otro de los puntos fuertes del centro-, éste es el gran olvidado durante y después del embarazo y su estado merma la calidad de vida de muchas mujeres. Una simple exploración de la zona es suficiente para que los expertos valoren el estado de la musculatura perineal y recomienden a cada paciente las pautas y ejercicios a seguir.

Antes de que comience la gestación, lo recomendable es valorar el estado del periné  y así poder tratar la zona con ciertas técnicas que luego, durante el embarazo, están contraindicadas. Esto hará que cuando comience la gestación, el esté en condiciones óptimas.

Durante el embarazo se puede aprender a potenciar y a tomar conciencia de la musculatura del suelo pélvico, encargada de sujetar al bebé durante la gestación y a fortalecer la faja abdominal. Para conseguirlo, se combinan ejercicios de gimnasia dentro y fuera del agua, con pilates y se enseña a las pacientes y a sus parejas la manera correcta de masajerar el periné para dar elasticidad a la zona y evitar desgarros y episiotomías.

Después de dar a luz, se debe hacer una nueva valoración del estado del periné, se retoman los ejercicios y se considera la necesidad o no de apoyar con aparatología. La gimnasia abdominal hipopresiva, el biofeedback y la electroestimulación son terapias sencillas pero muy efectivas, acompañadas de los masajes fisioterapéuticos para devolver el tono a la zona.

La experiencia de más de 10 años del centro, ha hecho que hayan desarrollado una carta de tratamientos de belleza faciales y corporales compatibles con el embarazo y los periodos de lactancia, tanto manuales como con aparatología. Productos ecológicos para las pieles sensibles durante la gestación y para tratar las necesidades específicas de la mujer durante el post-parto.

Elisa Muñoz realizado una sesión de watsu

También realizan distintos tipos de masajes. El terapéutico, aplicado a las dolencias o patologías propias del embarazo. El que realizan con cremas especiales para equilibrar el cuerpo, relajar los músculos o favorecer la circulación sanguínea. El masaje perineal, del que ya os he hablado y el watsu cráneo-sacral. Este último es un masaje acuático que tiene efectos terapéuticos y relajantes. Debe realizarse en una piscina con el agua entre 34 y 38 grados y un ambiente totalmente libre de químicos. Elisa Muñoz Blanco, experta a nivel nacional e internacional, realiza esta técnica japonesa que trabaja sobre todos los canales de energía con presiones y estiramientos y que disminuye la percepción del dolor en un 60%. Durante el embarazo, consigue estrechar los vínculos entre la madre y el feto porque se ejecuta con los oídos debajo del agua y los ojos cerrados, lo que aumenta la atención hacia dentro.

También cuentan con actividades dedicadas a los niños: matronatación, masaje infantil, fisioterapia respiratoria y neurológica.

Valle 36 está en Madrid, en la calle de los Olivos 4. Tel.: 91 533 20 71.

Precio bono 10 sesiones semiprivadas de pilates: 260 euros.

Precio fortalecimiento suelo pélvico: 6 euros / primera consulta – 48 euros / sesión suelta – 205 euros / bono 5 – 360 euros / bono 10.

Precio fisioterapia respiratoria infantil: 35 euros / sesión – 160 euros / bono 5.

Malva Rico. "Desde pequeña quise ser periodista y trabajar en un informativo, y lo conseguí. Los primeros pasos los di en Radio Nacional y después pasé por Televisión Española, la radio me cautivó y desmitifiqué la tele. Por casualidades de la vida llegué al mundo de la belleza para quedarme. Intento tener una visión crítica de este universo de cremas y fragancias embriagadoras, pero cuando la pierdo, siempre tengo a Pepito Grillo cerca que vuelve a ponerme en mi sitio".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 comentarios

  1. Pingback: Pilates, bien y mal hecho, la importancia de practicarlo correctamente | ¿la keratina o la Queratina?

  2. BlackPearl

    Eso habría hablarlo con más de una empresa que despide a empleadas cuando están embarazadas. Sí, ahora las readmite pero en el momento de vuelta… las echan.
    Aunque también es cierto que hay quien abusa de las bajas tanto las de maternidad como las de no maternidad.

    Por otro lado si la gente no tiene estabilidad laboral o no puede pagar una vivienda… es de suicida tener hijos.

  3. Claudia T.

    Vamos a ver, ya está bien de tópicos machistas.
    Si te conviertes en madre y sigues siendo igual de productiva para tu empresa, nadie te pone contra las cuerdas, sigues siendo la misma trabajadora y te seguirán valorando igual. Lo bueno y lo malo de las empresas privadas es que no les importa tu vida, lo mismo les da si tienes o no tienes hijos, tan sólo importa que seas productiva y realices tu trabajo de forma competente. Por lo que tu puesto de trabajo no peligra, o peligra lo mismo que para tus compañeros.
    Otra cosa es que tengas un hijo y comiences a pedir reducción de jornada, excedencias, bajas prescindibles y sobre todo hacerte cargo de tu hijo en exclusiva sin repartir tareas con el padre. Entonces si, si quieres ocuparte de tu hijo full time, tendrás que elegir entre tu trabajo y el cuidado de tu hijo.
    Pero se puede hacer la elección de la maternidad y seguir dedicando el tiempo que tu trabajo necesite, por supuesto.

  4. BlackPearl

    No es por ser gafe o ceniza pero con la reforma laboral a la vuelta de la esquina (creo que aún está en proceso de negociación) más de una debería plantearse no tener hijos. A la gran mayoría de mujeres nos ponen contra las cuerdas: o no trabajas y tienes el hijo (si tu pareja tiene un buen sueldo que de para pagar la casa y mantener a la familia).
    o bien no tienes hijos pero conservas el puesto de trabajo (la que trabaje).
    El asunto se está poniendo tan feo que más que no tener hijos por economía o comodidad, es por pura supervivencia.

Deja un comentarioMi experiencia de Coaching personal en Caroli Health Club, una entrevista contigo mismo