El pelo también envejece y pierde densidad. Ideas para revitalizarlo

                                                                                                                                           Carmen dell´Orefice en su juventud

A  lo largo de los años, y perdón por la obviedad de frase que me voy a marcar, nuestro físico cambia muchísimo.

El metabolismo evoluciona con las distintas fases hormonales y vitales y aparecen ciertas deficiencias. Las más significativas afectan a:

Los estrógenos.

Descienden en la menopausia, lo que deviene en una renovación celular más lenta, un adelgazamiento del tejido cutáneo, deshidratación debido a la pérdida de natural, deficiencia de secreción de grasa en las glándulas sebáceas y osteoporosis.

El calcio.

El 75% de las mujeres a partir de los 55 años sufren de deficiencias de calcio.

                                                                                                                                    Carmen dell´Orefice en la actualidad

Antioxidantes (vitaminas E y C)

La edad afecta al rendimiento del sistema inmune, por lo que resulta interesante suplementar la dieta con antioxidantes.

Agua.

Se pierde agua corporal.

Hierro.

Se incrementa el riesgo de anemia.

Proteínas.

La edad promueve la atrofia muscular, lo que implica una mayor necesidad de proteínas.

Leído así suena un poquito espeluznante, pero la idea no es asustarte, sino darte la información para que puedas responder adecuadamente previniendo daños.

                                                                                                                                  Carmen dell´Orefice en otra imagen de su juventud

En este caso concreto, nos vamos a ocupar del pelo. Si al cuerpo le afectan estas deficiencias, el pelo no se escapa –ni mucho menos-.

La edad en nuestro cabello se traduce en:

-Mayor porosidad de la fibra, lo que hace que tu pelo esté más frágil y quebradizo.

-Pérdida de densidad capilar (no sólo porque crezca menos, sino porque cada vez sale más fino)

Cuero cabelludo seco debido a la menor producción de las glándulas sebáceas.

Te puede ayudar:

-Mantener una nutrición adecuada, con mayor aporte de proteínas y micronutrientes. La levadura de cerveza suele ir muy bien.

-Evitar el estrés, factor que afecta muchísimo a la calidad capilar, como seguramente hayas comprobado.

-Usar productos específicos para cabello maduro que incluyan antioxidantes, proteínas, grasas y ácido hialurónico para densificar, nutrir y revitalizar tu cabello lo más posible. Estos productos no es que hagan milagros, pero sí consiguen rellenar la fibra capilar y dar una sensación de pelo más grueso y nutrido.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

9 comentarios

  1. isabel

    cuanto hecho de menor a RAMON TRECET, NI SE IMAGINA LA CANTIDAD DE PERSONAS QUE LE AMABAMOS PROFUNDAMENTE DESDE EL FONOD DEL ALMA hasta su voz

  2. Chus

    Hola, intento cuidar mi pelo, pero tengo permanentemente una descamación que provoca caspa, he probado con varios aceites, entre ellos el arbol del te, que me ha dado buenos resultados, aunque no consigo deshacerme de las molestas escamitas. Ahora que tengo un poco más de tiempo ¿me podéis aconsejar algún remedio casero?
    Muchas gracias

  3. Beatriz Peña

    ¡Enhorabuena por ese cambio de alimentación, aunque seguro que los días de relax también influyen!

    Un abrazo y feliz verano a todas.

  4. Ana M.

    Yo siempre he tenido el pelo fino y poca cantidad. Muchas pastillas, ampollas que te venden en la peluquería, tratamientos carísimos, análisis de hormonas,… y nada. Y este verano, de repente ha empezado a “no caer en cantidades industriales”. ¿Mi único cambio de costumbres? Al levantarme me zampo un plato de cerezas fresquitas para desayunar. Al subir a casa después de la playa, me zampo un plátano (lo hacía por aquello de los calambres después de nadar) y, como no pienso renunciar a mis vasos de leche, he decidido tomar soja como picoteo entre horaS. No sé si es el cambio de alimentación o el descanso en la playa olvidándome del estres, pero me ha funcionado.

  5. ángeles

    Tengo mucha cantidad de pelo y de momento no he notado cambios en él.

  6. Beatriz Peña

    La inteligencia no siempre gana en densidad con el paso de los años. Hay gente que sufre un desgaste neuronal tremendo, léase demencia senil, Alzheimer, etc.

  7. Pilar

    ¿Qué ganará densidad con la edad?

    ¿La inteligencia?

  8. Lola Gavarrón

    Y como Rebeca: cepillar a conciencia el cuero cabelludo por las noches

    Del riego sanguíneo también depende la salud del pelo

    Gracias por compartir

Deja un comentarioSemana Mundial de la Lactancia Materna, amamantar es la opción más sana