L’Ambre des Merveilles, la más salada fragancia de Hermès

Ilustración de Jonás saliendo de la ballena

El mar sirve de inspiración para el mundo de la cosmética, algas para cremas antiedad, fangos para tratamientos corporales, agua de mar o caviar. Pero el universo de la perfumería también encuentra algunos de sus ingredientes en las profundidades marinas. Muchas fragancias incluyen, entre sus notas, el ámbar gris. Mientras que el ámbar amarillo es una resina vegetal fosilizada, el gris procede de un animal, por increíble que parezca, es una secreción intestinal del cachalote. Casi negro y viscoso, se queda flotando en el mar, donde el agua salada, el sol y el aire lo secan y lo oxidan, volviéndose gris y endurecido.

Suele encontrarse flotando en el mar o en las playas, aunque antes se conseguía tras la caza de la ballena, por eso siempre ha estado envuelto en la leyenda, por todo el imaginario de héroes que pasaron por el vientre de la ‘bestia’ y consiguieron salvarse, desde Jonás hasta Pinocho y Geppetto. Al estar en peligro de extinción, su venta fue ilegal en Estados Unidos y otros países hasta 2005, cuando se permitió la venta del que llegaba naturalmente a las playas.

Tiene un aroma muy discreto, fino y sutil, salado, a mar, a océano, de tabaco de liar.

Imagen de L'Ambre des Merveilles

Antiguamente se usaba como afrodisíaco, como remedio para dolores de cabeza o resfriados e incluso en la cocina, para aromatizar salsas de carne o de pescado. Aunque este ingrediente no sólo es apreciado por su olor, sino por sus propiedades como fijador del perfume, permitiendo que éste se adhiera adhiera a la piel o a telas y permitiendo que dure más, y por su capacidad de componer un olor, de integrar sus notas.

La casa Hermès creó en 2004 Eau des Merveilles, un aroma seco y amaderado, después llegaría Elixir des Merveilles, más tarde los matices licorosos de Parfum des Merveilles y luego la chispeante y más ligera Eau Claire des Merveilles. Ahora, la familia crece y en septiembre llegará Ambre des Merveilles, una nueva fragancia con el ámbar gris en su nombre y en su composición. Un perfume con el que, en palabras del perfumista de la firma Jean-Claude Ellena, ‘la mujer se hace sensual y misteriosa’.

Ámbar, vainilla, ládano y pachulí se mezclan en este nuevo perfume femenino que se presenta en un frasco que sigue la serie Merveilles, pero que para la ocasión se ‘viste’ con una banda de oro.

Precio: 87 euros / 50 ml. – 123 euros / 100 ml.

Malva Rico. "Desde pequeña quise ser periodista y trabajar en un informativo, y lo conseguí. Los primeros pasos los di en Radio Nacional y después pasé por Televisión Española, la radio me cautivó y desmitifiqué la tele. Por casualidades de la vida llegué al mundo de la belleza para quedarme. Intento tener una visión crítica de este universo de cremas y fragancias embriagadoras, pero cuando la pierdo, siempre tengo a Pepito Grillo cerca que vuelve a ponerme en mi sitio".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

5 comentarios

  1. Pingback: Jean Paul Gaultier, el camino hacia las estrellas, en la Fundación Mapfre | ¿la keratina o la Queratina?

  2. Malva Rico

    Zaida, sólo está permitida la utilización de ámbar gris que se encuentra en el mar y en las playas y que ya ha sido expulsado por los cachalotes. El que se obtiene de la caza de la ballena está prohibido.
    Muchísimas gracias a todas por comentar.
    Un abrazo!

  3. Zaida

    Pues espero que el ámbar gris sea sintetico… pobres cachalotes!!! Que los maten para hacer perfumes… que horror!!

  4. ángeles

    Me encantan los perfumes de Hermés y casi siempre tengo Caleche

  5. Ana M.

    Ay, Hermes, esa marca que me hace parar frente al escaparate de la perfumería, mientras mi bolsillo me recuerdad que está en “otro nivel”.

Deja un comentarioModa fitness, Nike, Adidas, Buff y hasta Decathlon, una selección de marcas para todos los bolsillos