El corte de digestión, verdades y mentiras

corte digestion

“José Carloooooooh, que acabah de comeeeeer, báñate pero no te mojeeeeeeh”. ¿Cuántas veces hemos oído este grito pelado lleno de autoridad materna –y de celebrable paradoja- en nuestras playas?

Este mismo verano me lo recomendaba Towando con gran seriedad y preocupación. Yo, en mi esnobismo descreído, le tomaba el pelo como loca tachándole de espíritu antediluviano reencarnado en el serrano cuerpo de un treintañero cosmopolita, dándome consejos de los años 50 mientras apuraba su dry Martini.

Pues bien, ni la esnob ni el carpetovetónico estaban del todo en lo cierto en el asunto, pero hay que reconocer que el ‘anticuado’ no estaba lejos de la realidad.

tema corte digestion

Para empezar, llamemos a las cosas por su nombre. El corte de digestión, como  lo conocemos popularmente, responde según los cánones al nombre de síncope de hidrocución, y puede producirse independientemente del proceso de digestión.

Se produce por un reflejo de inmersión extremo, por una alteración brusca de los reflejos corporales al contacto con el agua, acabes de enchufarte una paella y de postre sandía cinco minutos antes o no. Un punto para las abanderadas del siglo XXI.

Al introducirnos en el agua, el cuerpo disminuye la frecuencia cardíaca y la vasoconstricción periférica para garantizar que el cerebro reciba un aporte adecuado de sangre y oxígeno. Cuanto más fría esté el agua y más elevada sea nuestra temperatura corporal, más acusado será este reflejo. Así que sí hay verdad en esa sabiduría ancestral transmitida de generación en generación que recomienda esperar un rato al baño tras la ; puesto que durante el proceso de digestión, se acumula una buena cantidad de sangre en el sistema digestivo y se produce un aumento en la temperatura, lo que puede provocar el temido síndrome de hidrocución. O más ‘cariñosamente’, corte de digestión, y toma corte al esnobismo porque esto suma mínimo punto y medio a la cohorte de abuelas en primera línea de playa.

dolor corte de digestion

Recopilando, aquí van unos cuantos consejos de ayer y hoy para prevenir esta molestia:

-Evitar la exposición prolongada al sol.

-Evitar el ejercicio físico intenso antes del baño.

-No entrar en el agua inmediatamente después de las comidas, especialmente si han sido copiosas o se ha bebido alcohol.

-Entrar en el agua paulatinamente, sobre todo si está muy fría.

-Salir si se sienten mareos, escalofríos, nauseas, visión borrosa o zumbidos en los oídos.

Y que nada te corte la fiesta.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 comentarios

  1. estylosther

    Recuerdo en las clases de Biología en el instituto que nos decían que el proceso de digestión empieza en el momento en el que empiezas a masticar, ya empiezan a funcionar el estómago y los jugos gástricos y sube la temperatura corporal. Así que eso que decían las madres y abuelas de meterse al agua antes de media hora porque así no has empezado a hacer la digestión, es totalmente falso.

    El “corte de digestión” suele dar por el cambio de temperatura brusco del cuerpo contra el medio externo. Se puede dar tanto por comer y meterte al agua, como por hacer ejercicio, sudar y darte una ducha fría. Tampoco es bueno hacer ejercicio e “hincharte” de agua fría.

    Por desgracia tengo un caso cercano de muerte por “corte de digestión” Un chico de 19 años que se tiró al agua nada más comer. El problema es que al darse ese cambio de temperatura vomitas, el chico vomitó bajó el agua y se ahogó porque le supuso abrir la boca y tragar agua y su propio vomito, encharcándose los pulmones.

    Es muy duro y muy fuerte. Yo solo tenía dos años más que él cuando murió, me impactó mucho y me interesé por el tema.

    En otros casos, que vomites y punto, te llevan a urgencias y no hay más peligro. Pero en el caso de inmersión después de las comidas, hay que tener mucho mucho cuidado.
    Y lo dicho, eso de que puedes meterte al agua durante la media hora después de haber terminado de comer porque no has empezado la digestión: Mentira!

  2. Angela

    Fuera de España son mucho más estrictos con el posible peligro en el caso que como bien señalas se unan comida copiosa y baño en agua fría

  3. Laura

    Yo he oído de casos así que como bien dices algo de verdad hay en el temor materno ancestral…

Deja un comentarioVacaciones diferentes, alojamientos insólitos en Francia, desde dormir en roulotte a un tipi...