NARS, maquillajes de Navidad con Andy Warhol como musa en la sombra

Los grandes ídolos se merecen grandes tributos. Si hace apenas un mes la firma MAC recordó a lo grande a Marilyn en el 50 aniversario de su muerte, ahora es el turno del níveo gurú del ‘pop’ de los 60, Andy Warhol. Y es Nars y una línea completísima de maquillaje dedicada al con tres líneas: Silver Factory, ‘pop’ y Color Collection quien abandera una propuesta dirigida sobre todo a las fiestas navideñas.

Recuerdo que mi amiga Agatha Ruiz de la Prada me contaba en una entrevista su impresión cuando conoció al pintor de los colores del parchís: “Me pareció que tenía la cara de cera o de plástico, tenía un rostro fantasmagórico, como de película de ciencia ficción”, me contó. “Hablaba poco y observaba mucho; todo lo que decía tenía el sello del hombre absolutamente audaz, culto y diferente. Tenía una visión distinta de la realidad que luego traspasaba a sus cuadros”.

El espíritu rompedor e iconoclasta de Andy lo refleja Nars en una colección de lacas de uñas chillonas o metalizadas con nombres muy sugerentes: New York dolls (morado) Superstar (verde azulado), TV party (naranja) al precio de 20 euros. Casi un objeto de decoración es el estuche de maquillaje plateado beautiful Darling, que incluye una mini laca de uñas, Candy Darling, un gloss con el nombre de Woman in revolt y una sombra de ojos: Femme Fatale. Precio: 48,20 euros.

Divertidas para regalo o ‘amigos invisibles’ sorpresivos los estuches de sombras de ojos, Self Portrait Eyeshadows Palettes, con la cara de Warhol silueteada sobre la superficie son todo un objeto de srte y deseo. Precio: 46,15 euros.

Esta colección se ha creado en colaboración de la Fundación Andy Warhol, pensando en la interpretación que él haría de una colección de maquillaje. A la venta a partir de noviembre.

Eva Reuss. "El lujo intangible. Siempre me sedujo, me impactó el lujo intangible. No los relojes suizos carísimos ni las estolas de zorro plateado ni los huevos Fabergé, sino el lujo que está, que flota o te rodea aunque no puedas tocarlo. El aroma del césped recién cortado, el timbre de voz de Neil Young o la fragancia de tu colonia favorita. Qué lujo". "Escribo desde que tenía cuatro años porque me gusta contar cosas, pero escribir de Belleza es contar pequeños relatos de estética, de un cosmos llenos de sueños, que tampoco pueden tocarse, de cómo estar más guapas, más luminosas, más jóvenes. Ah, el eterno femenino, que ya perseguían las etruscas o las momias egipcias. A veces la realidad es demasiado asfáltica, fea o acelerada. Qué gusto contrarrestarla con el aroma de una tostada o la voz, inaprensible y tintineante, de aquella Maria Callas..."

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios

  1. Beatriz Peña

    Me alegra que te guste, querida mía.

Deja un comentarioVideo Chanel, nº 5, la leyenda de pasión con Brad Pitt y su esperado anuncio