Trucos para cortarte el pelo a ti misma

jennifer aniston

Cortarse el pelo a una misma pasados los 4 años de edad se nos suele antojar descabellado (‘ja-ja’), o propio quizá de una adolescencia experimental. En todo caso, ¿a que de entrada estremece un poquito pensarlo?

Siempre me hacen gracia las mujeres que afirman que su pelo sólo se lo toca periquín del salón talycual, la única persona en el mundo mundial que ‘conoce su pelo’.

Yo conozco mi pelo de raíz a punta desde hace 32 años. Aunque rebelde en apariencia, admite sencillas estrategias de domado y en cuanto al corte tampoco es demasiado exquisito: un flequillo corto y unas capas poco elaboradas son suficientes para un look urbano a la par que juvenil, al tiempo que descomplicado: versátil como la vida misma.

Quizá te hayas animado alguna vez a cortarte el flequillo tú misma. Es lo que menos enjundia tiene, resulta hasta difícil dejarlo mal. Perfecto para una fase inicial de DIY capilar.

Si te animas a pasar a mayores, ya sea porque estés en pleno fragor de experimentación aventurera, como por motivos económicos, como por una transitoria enajenación mental, apúntate estas sugerencias antes de terminar en tu pelu de confianza llorando a moco tendido.

katie holmes

Cortarse el pelo a una misma es fácil si sabes cómo, hermana. Todo depende de si necesitas un retoque de puntas, un capeado arquitectónico o un corte y confección de verdad, con un corto por encima de las orejitas, en cuyo caso si no tienes la técnica muy perfeccionada quizá sea mejor ir a la pelu.

Aliados en tu empresa:

Tijeras buenas. No las del pescado. No las de cortar papel. En cambio las de la caja de costura sí valen, a falta de otra cosa mejor. Si prefieres, puedes usar navaja. Lo mejor es que te compres unas en una tienda de productos de peluquería. Por unos 15 euros, tendrás unas tijeras estupendas. También venden en Mercadona.

-Un espejo.

-Valor. Confianza. Seguridad. Puedes hacerlo.

Si tienes el pelo rizado, te recomiendo que lo cortes en seco.

Para el flequillo:

-Coge una banda elástica de sujetar el pelo (como las deportivas), ajústatela en la frente a la altura donde quieras dejar el flequi y corta lo que sobra por debajo. Te saldrá un flequillo recto perfecto. Si quieres ‘desplumarlo’ un poco para que no sea tan severo ni pese tanto, simplemente corta unos cuantos cabellos en diagonal.

Si no tienes bandas de goma, también puedes usar celo o cualquier otra cosa que te sirva de guía.

Distintos sistemas para sanear puntas:

1)      Hazte una raya en medio, una trenza a cada lado y corta las puntas.

2)      El truco de la coleta. El must del “con estas manitas”. Consiste en hacerte una coleta bien tirante. Cuanto más cerca de la frente la pongas, más escalado quedará. Inclínate y mira hacia abajo. Tienes que cortar en dirección paralela al suelo. Te recomiendo que lo hagas de pie. A continuación, cortas lo que quieras, deshaces la coleta, la vuelves a peinar bien y cortas de nuevo hasta que esté perfectamente igualado. Repite todas las veces que necesites. Te saldrán unas capas discretas muy apañadas y es un sistema con en el que no suele haber sorpresas desagradables.

Si lo quieres recto, hazte la coleta debajo de la barbilla.

Echa un ojo a este vídeo, esta chica lo explica fenomenal.

3)      Compra un creaclip y alucina. ¿Un creawhat? Pues un invento chino que consiste en una pinza bastante larga con un nivel. Sólo tienes que colocar un buen mechón de pelo en la pinza a la altura que desees y cortar sin miramientos. Con el nivel que incluye es complicado equivocarse, ¡te lo aseguro!

creaclip

 

Con esto puedes cortarte el flequillo, hacerte capas complicadas, desfilar… lo que quieras.

Puedes encontrar el creaclip en ebay, a un precio de unos 30 euros con gastos de envío.

¿Dispuesta a probar?

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

5 comentarios

  1. escuela de peluqueria

    ¡Gracias Diana por compartir estos trucos con nosotras!
    Es verdad que parece ser complicado, pero una vez te acostumbras a cortarlo tú misma se vuelve en algo muy fácil.

    Un saludo

  2. Ana

    Yo soy de las que no me gusta que me corten. Aunque de vez en cuando tengo que ir a corregir desaguisados…

  3. Lola Gavarrón

    Siempre me ha sorprendido lo CARÍSIMAS que son las tijeras de cortar

    Pregunta que he hecho con las (los) peluqueros con quienes tengo confianza…

  4. María

    Lo bueno de ésto es que si no sale del todo bien valoras más a quien te lo corta habitualmente

    Pero no está mal ser autónoma

  5. LOLA

    ¡ Qué inventos!! anuque yo, por ahora, seguiré confiando en las tijeras de un profesional.
    Bsos

Deja un comentarioBabor, Mary Kay y Logona, novedades anti-edad