El Corte Inglés celebra sus 20 años con Agatha Ruiz de la Prada como compañera de viaje

 

Tú sabes muy bien que he estado años y años sin comerme un kiko, sin vender nada, algún traje suelto, pero fiel a mis corazones y a mis colores’,  soltó Agatha micrófono en mano según me vio llegar a la presentación-aniversario de sus 20 años en El Corte Inglés. “Quiero que sepáis todos que esta mujer fue uno de las que más me ayudó y creyó en mí en mis comienzos”, dijo señalándome. Me puse colorada ante una audiencia grande y muy variopinta.

En la pared del escenario, un enorme corazón-patchwork compuesto por cientos de fotos de los momentos vividos por la diseñadora en estas dos décadas de venta en los grandes almacenes y un gran número el 20: con Isidoro Alvarez, el director general  “uno de mis mejores amigos, el hombre que más me ha ayudado en mi vida; lo pasé genial en la boda de su hija y estuve con el príncipe de Asturias“, colocando sus primeras ropitas de niña-o, cuando los precios eran hiperasequibles o cuando se presentaba en el centro de Castellana con su hija Cósima, de cuatro años, para colocar bien las prendas en las estanterías.

A modo de cuento de hadas, Agatha Ruiz de la Prada -que ya tiene más de 6000 referencias de productos en venta y tiendas en…., relató su primer desfile en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid. Por entonces sus amigos les dijeron que nunca vendería esos vestidos tan excéntricos y llenos de colorines, volantes, paraguas o muelles. “Los vendía uno a uno a mis amigas, a mis vecinas, sin dejarme desanimar, aunque sólo me llamaran para hacer ropa en carnavales”. “El Corte Inglés empezó siendo una tienda muy pequeñita que vendía ropa para niños, y creo que eso me dio buena suerte porque yo también empecé diseñándoles ropa para niños”.

Veinte años después, esta mujer arcoiris que se pasó cuatro horas bailando en mi boda con sus niños, en 1993, vende en todo el mundo:  pinzas de depilar, gafas, tapas para retrete, muchos perfumes, azulejos, fundas para edredón, vasos, paraguas, móviles ‘tuneados, mochilas, cuadernos’…. y ya tiene su propia fundación. 

Nunca olvidaré aquel desfile en París, hace muchos años,en el que los trajes estaban confeccionados sólo con flores frescas traídas en un avión desde Canarias. Trajes efímeros, jardines ambulantes humanos que morían horas después. Qué belleza. Un soplo de vida.

Eva Reuss. "El lujo intangible. Siempre me sedujo, me impactó el lujo intangible. No los relojes suizos carísimos ni las estolas de zorro plateado ni los huevos Fabergé, sino el lujo que está, que flota o te rodea aunque no puedas tocarlo. El aroma del césped recién cortado, el timbre de voz de Neil Young o la fragancia de tu colonia favorita. Qué lujo". "Escribo desde que tenía cuatro años porque me gusta contar cosas, pero escribir de Belleza es contar pequeños relatos de estética, de un cosmos llenos de sueños, que tampoco pueden tocarse, de cómo estar más guapas, más luminosas, más jóvenes. Ah, el eterno femenino, que ya perseguían las etruscas o las momias egipcias. A veces la realidad es demasiado asfáltica, fea o acelerada. Qué gusto contrarrestarla con el aroma de una tostada o la voz, inaprensible y tintineante, de aquella Maria Callas..."

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios

  1. Ana M.

    Admiro a esta mujer, con sus diseños extravahantes y a la vez tan divertidos, nunca ha renunciado a su personalidad por las ventas. Reconozco que no me pondría muchos de sus diseños de pasarela, pero también que en verano siempre tengo un par de camisetas o vestidos de su firma, ¡viva la vida en color!

  2. Mª Jesús Pinto

    Me encanta! Tan original como siempre!

Deja un comentarioCáncer de mama, más allá del lazo rosa, ingredientes para la prevención