“Mariano Fortuny, arte, ciencia y diseño”, por Guillermo de Osma

portada libro fortuny

Seducidos como estamos, cuando caemos en esa trampa, por todo lo que sucede más allá de nuestras fronteras, a veces olvidamos las grandes figuras españolas que dejaron una huella indeleble en la Historia del Arte –entre otras-. Con denominación de origen 5 Jotas.

Mariano Fortuny y Madrazo (Granada, 1871 – Venecia, 1949) es uno de estos casos a reivindicar y sobre el que indagar con curiosidad renovada, para situar su impronta en el justo mapa.

Guillermo de Osma quiere hacerlo de la mejor manera posible: con el florete de la letra atravesando la biografía de un hombre que no sólo creó obras de , sino que supo hacer de ellas todo un universo original, complejo y paradójico. Rebosante de fantasía y realidad.

fortuny

“Alquimista”, “soñador”, “esteta”, “hombre del Renacimiento”, Fortuny se interesó por campos tan dispares como la física, la química, las artes o el diseño, combinando cada teoría aprendida con la tecnología más reciente para ofrecer algo innovador, profundamente moderno.

Su espeleología en el arte no dejó estrato. Pintor, grabador, fotógrafo, escenógrafo, iluminador teatral, diseñador de lámparas eléctricas, muebles, trajes y telas… Suyo es el famoso diseño de su vestido más popular, el Delphos, sin duda uno de sus inventos más perdurables y aún de actualidad gracias a las revisiones de otros modistos.

Sus patrones escultóricos y la caída de sus tejidos dibujaron una nueva manera de entender la vestimenta: el vestirse como acto artístico, el vestido como obra de arte.

Escritores como D´Annunzio, Hofmannsthal o Proust, artistas como Eleonora Duse, Sarah Bernhardt o Isadora Duncan y diseñadores como Balenciaga, Mary McFadden, Karl Lagerfeld, Krizia y Roberto Capucci o Issey Miyake admiraron su obra, que se conserva, entre otros, en el Victoria & Albert Museum de Londres, el Musée de la Moda et du Costume y la Union Française des Arts du Costume de París, la Galería degli Uffizi de Florencia, el Costume Institute de Kyoto, el Museum of Fine Arts de Boston, Los Angeles County Museum, el Philadelphia Museum of Art, el Fine Arts Museum of San Francisco, la Smithsonian Institution of Washington o en los neoyorquinos Brooklyn Museum, Cooper-Hewitt Museum, Fashion Institute of Technology, el Metropolitan Museum of Art y el Museum of the City of NewYork.

Insaciable aprendiz y maestro, Fortuny sobresale como un ejemplo no sólo de lo que una persona puede hacer, sino de lo que puede llegar a ser.

“Mariano Fortuny, arte, ciencia y diseño”, Guillermo de Osma (2013)

Editorial: Ollero y Ramos Editores.

Precio: 28 euros.

En librerías desde la segunda semana de febrero.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 comentarios

  1. JAVIER

    MARAVILLOSO, MIL VECES Y CUANDO SE AGOTAN LOS ADJETIVOS DE NUEVO MARAVILLOSO, SIMPLEMENTE MARAVILLOSO

  2. Lola Gavarrón

    Escrito por Guillermo de Osma este ensayo sólo puede tener mucho interés. Es un auténtico especialista en él

    Y sí. Fortuny es uno de los GRANDES de ESPAÑA. Formidable en tantas perspectivas…

    ¡Estupenda edición!

  3. Ana

    Qué lejana parece toda esta elegancia comparada con la situación actúal!

    Gracias por compartir

  4. Gloria

    ¡Gran alegría por la publicación de este libro!

    Fortuny se merece todo el reconocimiento en España. Fuera ya lo tiene. ¡Y enorme!

    Bonito post!!!

Deja un comentarioCremas de manos contra el frío: L'Occitane, Esdor y The Body Shop