Sobre piel mojada, nuevos solares ‘wet skin’ de Piz Buin y Lancaster

topless-valence

Siempre fue una lata llegar a la playa o a la piscina muert@ de calor, después de un tenis, un padel o la caminata con bolsa y sombrilla y tener que aplicarse sobre el sudor la protección solar. Como en los anuncios de detergentes, ‘el frotar se va a acabar’ con los nuevos solares que protegen aún si se aplican sobre la piel mojada y recién refrescada tras una ducha o un chapuzón.

01_230400513_north_607xCuantas veces sales del chapuzón sin haberte untado crema por falta de tiempo y corres a la sombra porque sabes que las gotas de agua hacen un efecto lupa y la posibilidad de quemarse es mucho más alta. Qué pena, piensas, ahora que fresquita es cuando más gusto da tomar el sol. Por eso me ha parecido una idea estupenda que y , punteras en solares, hayan lanzado dos líneas muy completas para ‘wet skin application’.  La primera ha lanzado Sun Sport y Sun for kids. La de adultos consta de una Bruma Invisible Factor de protección 30 resistente al agua, a la transpiración, anti radicales libres y tecnología infrarrojos. Precio: 33, 34 euros y 41 euros la edición limitada. La surfista tahitiana Hanaley Reponty es la imagen de la campaña.

Para los niños, que se pasan la vida en el agua, la gama aporta una Crema Inteligente todoterreno resistente al agua y anti-arena y también una Bruma Invisible muy fácil de aplicar. Los precios son 30 y 29 euros respectivamente.

Piz-BuinPiz Buin, que cuida mucho también la protección en la montaña, ofrece este año un aceite seco en spray transparente que se puede aplicar indistintamente es seco o en mojado. Nos defiende de los rayos UVA y UVB. El SPF 15 tiene un precio de 19, 90 euros y el de 30 cuesta 21,30 euros. Ya no hay excusa par darse la carrerilla del bungalow y al agua patos…

 

 

Eva Reuss. "El lujo intangible. Siempre me sedujo, me impactó el lujo intangible. No los relojes suizos carísimos ni las estolas de zorro plateado ni los huevos Fabergé, sino el lujo que está, que flota o te rodea aunque no puedas tocarlo. El aroma del césped recién cortado, el timbre de voz de Neil Young o la fragancia de tu colonia favorita. Qué lujo". "Escribo desde que tenía cuatro años porque me gusta contar cosas, pero escribir de Belleza es contar pequeños relatos de estética, de un cosmos llenos de sueños, que tampoco pueden tocarse, de cómo estar más guapas, más luminosas, más jóvenes. Ah, el eterno femenino, que ya perseguían las etruscas o las momias egipcias. A veces la realidad es demasiado asfáltica, fea o acelerada. Qué gusto contrarrestarla con el aroma de una tostada o la voz, inaprensible y tintineante, de aquella Maria Callas..."

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 comentario

Deja un comentario"Mujeres sin maquillar", historias reales de mujeres