Custodia compartida; mucho más que custodiar

 

120511-padre-e-hijoCuando una pareja con hijos se separa, se produce un colapso en la vida de los a un nivel tan profundo que aún de adultos les resulta difícil explicar. Su orden interno se trastoca, se genera miedo, incertidumbre, confusión, ira y podría seguir ad infinitum dando sinónimos de frustración y de dolor. Es muy posible que los  propios padres estén inmersos en una espiral parecida aunque de consecuencias bien diferentes. Los adultos saben y entienden las consecuencias de sus actos, los niños son víctimas de un status quo en el que no tienen ni voz ni voto y cuyas secuelas pueden acompañarle el resto de su vida. 

padre_e_hijo

Pero lo peor puede estar aún por llegar cuando esa separación no prioriza el bienestar del niño, o incluso, se le usa como arma arrojadiza contra el otro. De forma consciente o inconsciente,  las mujeres –protegidas por leyes que por fortuna han avanzado mucho para defender sus derechos a un nivel profundo creen que los hijos son de su propiedad, al fin y al cabo nosotras  “los hemos parido” y en demasiadas ocasiones pueden pasar por alto que independientemente de lo que puedan pensar de su pareja, para sus hijos sigue siendo su padre y lo será para el resto de su vida.

custodia-compartida

La figura de la custodia compartida protegería los derechos de los niños si sus progenitores tuvieran la genuina intención de aportar salud emocional a sus hijos. Puede ser, sin embargo, un verdadero infierno si tomando infinitas y sutiles formas tanto en la comunicación verbal como la no verbal, por acción o por omisión, se utiliza como marco para seguir alimentando el rencor o vengar antiguas rencillas.

padre-e-hijo-cara-a-cara

Y es entonces cuando las auténticas víctimas una vez más resultan ser los niños a quienes se les amputa su derecho a construir una imagen y un modelo saludable tanto de padre como de madre. La máxima aspiración de un niño es ver a sus padres felices y si juntos no puede ser, mejor separados y si aún esto no puede ser, lo único con lo que debe crecer un niño es con la absoluta certeza de que tanto su padre como su madre le quieren por encima de todo. Esa seguridad le dará alas para convertirse en un adulto emocionalmente sano. No tenemos ni idea del daño irreparable que podemos perpetrar ejerciendo una violencia soterrada al pronunciar  frases como “papá no te quiere”, “mamá es mala madre”, “a papá no le importamos nada” , “a tu  madre solo le interesa ella misma”.

igualdadmujer-hombre

Traer un hijo al mundo no es obligatorio. Las mujeres no estamos presionadas ya (en el mundo occidental) para hacerlo y si elegimos a un hombre de carne y hueso para ser su padre en vez de a un espermatozoide de un banco de semen, tenemos que saber que proteger la imagen de esa persona que para el niño es y será siempre su padre, es lo mejor que podemos hacer como mujeres y como . Repetir a nuestros hijos  lo fantástico que es su padre y lo mucho que le quiere  será el mejor legado que le podamos dejar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 comentarios

  1. angeles

    Yo soy hija de padres separados y siempre me he sentido infinitamente más querida por mi madre.

  2. Beatriz

    Me quedo con la frase de Rebeca en la que dice que, por encima de cualquier cosa, los niños han de sentirse queridos por ambas partes.Os lo digo con conocimiento de causa, el amor da frutos sorprendentes.
    Y muy importante también no lanzar dardos envenenados a estos peques sobre los papás y las mamás. Hablar con ellos es absolutamente necesario. Los niños entienden perfectamente si se les explica.

  3. jose

    Hola inteligentisima forma de ver y apreciar la realidad muy bueno el post, ademas estoy de acuerdo con los comentarios de los compañeros, la cordura y el sentido común debería imponerse al odio y el rencor, un hijo que no crezca con el concepto de padres, madre y padre esta condenado o predestinado al fracaso o no criarse sanamente y dependiendo del grado de odio y frustración al que se le haya sometido no muy difícilmente podría desarrollar una psicopatologia y parece mentira que con los datos de los que disponemos hoy día y sabiendas que esto acarrea unas consecuencia nefastas no solo para los menores sino para nosotros mismos, como es que no se usa y se ponen en practica mecanismos ya, si la mujer reclama con razón igualdad real y efectiva, porque quiere imponer su crianza a la antigua usanza, ¿es que priman otros intereses que los que realmente dicen defender? Es que queréis ver la vida pasar con el único y exclusivo afán del cuidado de los hijos? ¿Que os parecería si dijéramos egoistamente y desde un punto de vista machista que el cuidado de los hijos es cosa de mujeres y por ende de las madres? Entonces quizás reclamaríais vuestro derecho a que el hombre se haga cargo para con su hijo y a lo mejor hasta en igualdad de condiciones, si con ello no se vieran primado ciertos intereses o privilegios a los que se acceden ahora y de los que se sabe que reporta la custodia monoparental y femenina y que se hace de forma indiscriminada, y sin para nada hacerlo con el interés supremo del menor sino mirando en la mayoría de los casos a lo que aspira y seguro que conseguirá la parte que lo reclama, que mayoritariamente es para la madre. Se ha ganado mucho en estos tiempos en igualdad y quizás todavía os quede cierto recorrido, pero por favor no lo hagáis en contra del otro sexo o lo estropeareis todo ya que desgraciadamente desgraciadamente os pondréis a la altura de lo que un día fuimos nosotros los hombres, nada de venganzas, no veis que sino la revancha siempre perdurara por tiempo, hemos venido a este mundo para estar poco tiempo en el hagamos el paso por el de la forma mas feliz y placida posible, lo contrario nos acorta el paso y nos resta vida.

    Lo que hagamos con el niño ahora nos lo devolverá de adulto.

  4. BlackPearl

    Si los padres no son capaces o no quieren entenderse por el bienestar del menor o los menores deberían actuar los servicios sociales y judiciales para evitar que alguna de las partes use a los mismos como moneda de cambio.
    Por otro lado, muchos de los que gozan la custodia ceden el cuidado del menor a sus padres (los abuelos del menor) para irse de juerga.

  5. Jorge

    Cuando los padres se separan lo primero que surgen son dudas y miedos, miedo a dejar de ver a sus hijos. Por eso nos creemos que mientras estén con nosotros, y no con la persona que se ha convertido en una extraña y no en la que en su día amamos, estarán mejor… Pero ahí está el error, esa otra persona es parte esencial para el hijo.

    El problema es que estamos en una sociedad acostumbrada a que nos obliguen las cosas bajo la amenaza de perder. Todos sabemos que hay q ir a 120 pero si no hubiera radares no lo cumpliríamos

    Con la custodia compartida debería pasar lo mismo, si los dos padres tuvieran miedo que el que no lo haga bien por su hijo, evitando conflictos y secuestros emocionales o físicos de los menores, perdería la custodia se pactarían custodias compartidas por defecto y a los juzgados se iría para resolver temas muy puntuales

  6. NeroBeauty

    Hola Rebeca,
    Estoy totalmente de acuerdo contigo y sinceramente, todavía no soy madre y ojalá no tenga que pasar nunca por una situación así, llegado el momento.
    Me ha tocado de cerca en más de una ocasió esta situación y entiendo que es muy complicada, pero nada justificada para que “el niño” tenga que pagar por lo errores de sus padres.
    Me parece muy egoísta utilizarlo como arma para fastidiar a la pareja y está claro que no somos conscientes de que, los adultos “somos” lo que “vivimos de pequeños”.
    Para eso estáis los profesionales, para ayudar en situaciones así y evitar que estas cosas ocurran.
    Excelente post.

Deja un comentarioNuevo reglamento europeo para la cosmética, resolvemos algunas dudas