“It”, de Alexa Chung

it

Esta misma mañana, y ante una relaxing cup of café con leche*, comentaba con Towando la importancia del contexto y cómo algunas figuras que se nos han hecho familiares no tendrían ningún sentido si las extrajéramos del Momento. Hablábamos de las it girls como ejemplo evidente, pero hay más, muchísimas más.

*Vergüenza debería darme seguir sobando el trending topic de las últimas 48 horas… pero mucho me temo que no me puedo resistir, ¡es la gracia it!

Dueñas de un ‘algo’ -el IT, el halo que atrae a muchedumbres ansiosas por aprehender esa magia magnética que da buen rollo-, estas chavalas contemporáneas añaden una nueva dimensión al estatus de mujer actual inclasificable. Que se mantiene en la pomada; primero por la atractiva singularidad de su físico y estilo; y después por esas actividades molonas que desempeña como no se ve desde el Renacimiento (presentar, pinchar, diseñar, ilustrar, poner caritas para las marcas). Aquí hay que pararse y reconocer el mérito sin miedo: no todo el mundo vale. Porque no todo el mundo tiene ese it tan concreto y definido. Ni lo que hace falta para exhibirlo con arte y con grasia, que es donde acabáramos con nuestra divagación sociológica beside our table bought in Ikea.

alexa chung

Pero la que vale, vale, y la que no pa derecho. Y Alexa Chung es, sin resquemores ni dudas, una de las más populares y seguidas. Los medios la han encumbrado y ella sabe y quiere aprovecharse de ello. A la criatura la han dibujado así.

Ah, si pudiéramos contenernos una vez hemos dado con algo (with it). Los mismos medios que a veces aciertan son los que adjudican perezosamente el it con tanto desatino a suripantas desangeladas –y, por cierto y sin inquina, muy monas pero sin el it-. O a objetos, bares, o eventos, que ya es lo máximo en desvirtúe it. ¡Cómo no nos vamos a empachar!

Pero volviendo a la británica, quedemos en que puede gustar más o menos, dejar indiferente o suscitar interés, exactamente igual que cualquier otro fenómeno que nos toca muy de pasada. Para quienes pique la curiosidad por estas cosas de la vida moderna, ha publicado un con briconsejos (perdón),con chiquitrucos (perdón), con  it-recuerdos e it-consejos sobre estilo, dibujos personales, fotografías personales… Una especie de diario profusamente ilustrado sobre la vida de un nuevo –y tremendamente aspiracional y seductor para muchas- estilo de vida que no se entiende sin entender el siglo XXI, la competitividad entre marcas, la sobreexposición mediática y las redes sociales. En definitiva, que visto así no deja de ser una pequeña crónica en primera persona sobre esas homínidas avispadas que lograron surgir victoriosas del limo de bytes, unos y ceros… y escribieron, con ellos, su propio código en dos letras. IT.

El libro de Alexa Chung se puede comprar en Amazon, con descuento y todo (it-odo): http://www.amazon.co.uk/It-Alexa-Chung/dp/1846147549

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios

  1. angeles

    Yo desde luego no lo voy a comprar ya que esta chica no llama mi atención para nada.

  2. Juana

    Con lo dificil que es destacar hoy día, algo debe tener Alexa Chung para conseguirlo !!!

Deja un comentarioBrochas de maquillaje: YSL y Rituals