Higiene sí, menos química y más natural

desodorante_s

El otro día eché la cuenta de todos los productos de higiene que uso a diario. Me guardo el número exacto porque se me agolpa la sangre en las mejillas -y además me entra dolor de bolsillo-. Dejémoslo en que era una friolera. Y aunque no me consuela, intuyo que es una costumbre compartida. Sin embargo, ¿estamos más protegidas por usar chorrocientos productos? ¿O no hacemos más que acumular sustancias cuestionables en el organismo?

38393_161910_1

Habrá quien te diga que no, y seguramente lleve la chapita de una marca con su nombre de pila escrito debajo.

Habrá quien te diga que sí, posiblemente esgrimiendo teorías ‘revolucionarias’ acerca de una sobreprotección que acarrea alergias, e incluso las infecciones que se quiere evitar.

La higiene natural es la respuesta que ofrece esta última corriente. Una filosofía de cuidado corporal basada en el respeto por uno mismo y en la convivencia entre la persona y el medio-ambiente.

¿Y cómo puede filosofar una tal que así? ¿Hay que hacerse new age? No,  basta con usar una cosmética natural libre de químicos nocivos, a base de pigmentos naturales, aceites vegetales, vitaminas, enzimas, ácidos cítricos y extractos de hierbas. Nada de perfumes sintéticos. ¿Nada? SOCORROOOOO…

cosmetica natural

No entres en pánico. Hay buenas soluciones para eliminar los residuos de la piel eficazmente sin añadir tóxicos.

Por ejemplo, para el desodorante, conviene evitar los que contienen sales de aluminio (fíjate bien porque son unos cuantos, y muy populares) y sustituirlos por piedra de alumbre. La razón es que la absorción sistémica a través de la axila es muy poderosa: hasta el 10% de las sustancias pasan a la sangre.

En casa te puedes fabricar un desodorante magnífico a base de tomillo y salvia dejándolos en infusión durante media hora y filtrando la mezcla. Mete el líquido resultante en un bote con pulverizador, y voilà!

higiene natural

En cuanto a la ducha, elige un jabón a base de aceites vegetales y extractos de hierbas, sin componentes sintéticos. Una vez por semana puedes contribuir a la renovación celular con un guante de crin, que además de estimular la circulación se ha demostrado que previene el cáncer de piel.

Para el pelo, evita los champús que contengan zinc pyrithione puesto que dificulta la regeneración normal de la piel (lo que equivale a descamación, esto es: caspa) y además puede desencadenar alergias.

Si quieres hacértelo tú misma, mezcla medio litro de infusión de saponaria con dos cucharadas de zumo de naranja y dos yemas de huevo batidas. ¡Rico, rico! Guárdalo en la nevera (sin confundirte con la mahonesa), y ¡a disfrutar de un pelo perfectamente limpio!

Si lo quieres limpiar en seco, mezcla una cucharada de harina de avena con 3 gotas de aceite esencial de romero. Deja que seque, masajea el cabello con ella y cepilla a conciencia: arrastra todas las impurezas.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 comentarios

  1. angeles

    Yo de desodorante uso desde hace muchos años Sanex en rollon y nunca me ha hecho nada de daño y por ahora no lo cambio por nada y en cuanto a los geles y cremas corporales cuanto menos perfume tengan, mejor que mejor.

  2. Ana

    Cuanto mas naturales sean los productos mejor

  3. Lola

    Siempre es buen tener alternativas

    ¡Gracias!

Deja un comentarioMarc Jacobs deja Louis Vuitton, y lanza Honey