SkinFuture, apertura en Madrid y tratamiento probado

recepción

SkinFuture, en el madrileño barrio de Salamanca, es la incorporación de la temporada a la agenda de institutos de belleza (la guapagenda). Un centro que reclama su merecido hueco en nuestros cuerpos serranos ofreciendo a cambio amabilidad y buen hacer.

Yo he estado ahí, más allá de las puertas recién estrenadas, donde los rayos de la vitamina C atraviesan la barrera de la epidermis y se incrustan donde no los arrastran ni las lágrimas ni la lluvia. Es hora de contarlo.

cabina-environ

SkinFuture es sobrio, nuevo. Mucho, aún huele a recién estrenado. Y como tal, te encontrarás especialistas no sólo muy entrenados, sino también ilusionados y con ganas de hacer las cosas bien. Savia nueva. Y una amplia carta de tratamientos para rostro y cuerpo con aparatología, pensados para devolver la juventud, luminosidad y esplendor a tu piel, combatir celulitis y volúmenes indeseados, relajarte, hacerte las manos, depilarte…

Trabajan en exclusiva con la firma Environ, creada por el cirujano plástico Desmond Fernandes y a base de vitaminas, antioxidantes y péptidos. Una de estas firmas prácticamente farmacéuticas con una concentración pura de activos; sin aroma ni prosopopeyas, competente.

el facial Ultimate Vitamin Therapy de Environ, un tratamiento con efecto mesoterapia pero sin las agujitas de nuestros amores.

Facial_4

La magia se consigue gracias a la máquina DF de Environ, que combina potentísima corriente galvánica con ionización. Este aparato permite que el producto penetre unas 40 veces más que en otro tratamiento de ultrasonido de alta frecuencia. Se nota un zumbido y a ratos unos pinchacitos muy ligeros, un cosquilleo.

Y en cristiano, ¿esto se nota? Pues sí, bastante. La piel queda realmente suave durante varios días después, se ve un tono más uniforme, las arruguitas menos marcadas y en general, mejor aspecto.

Se recomiendan seis sesiones a razón de una cada quince días para notar un efecto más abrumador. Pero si tienes algo especial, con una ya te verás buena carita.

Precio: 110 euros / 90 min.

 

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

6 comentarios

  1. José Bugatto

    Tienes razón Ángeles, poca cosa se nota en los salones de belleza. Pero te invito a que no sólo cambies de opinión, sino que además te “engancharás” a ello más que a las cenas (que también molan, claro, ¡y mucho!…). Hacemos una cosa: Tu vas al centro, pregunta por Flavio, y le dices que un tal Jose de Andalucía le recomienta una sesión con lo que te apetezca. Si cambias de opinión, te pago el tratamiento y te invito a cenar. Si no cambias de opinión…, estarás unos días más bonita que lo que ya seguro eres,
    Saluditos.

  2. angeles

    No estoy de acuerdo con Lola pues yo prefiero una buena cena en buena compañía y todavía me sale más barato. Soy muy poca dada a ir a Institutos de Belleza porque las pocas veces que he ido no he notado gran cosa.

  3. Ana

    Qué buena pinta tiene

    Y sí, no podemos quejarnos de oferta…

  4. Beatriz Peña

    Y yo, Lola.

    Cómo te quedas después de una buena sesión de belleza… Ah! que maravilla.

    Aunque no es incompatible. Hay cenas que también dejan una buena sensación.

  5. Lola Gavarrón

    Encuentro muy significativo que se estén abriendo tantos Institutos de Belleza

    ¿Qué preferimos: dos o tres cenas que quizás no sienten mal a una sesión que te recrea el rostro?

    Me inclino por lo último

Deja un comentarioMira la psoriasis con otros ojos