El pelo de Michelle Obama y el racismo capilar

Michelle Obama

Michelle Obama

En 2008, una exultante Michelle Obama celebra el nombramiento de su marido como presidente de los Estados Unidos. Su marido, os sonará como Barack Obama, es el primer presidente negro que surge en el otrora esclavista país.

Casualidades de la vida, la señora Obama también es negra. Afro-americana si alguien se siente más cómodo. Obligatoriedades de la vida, su pelo luce pulido, liso, suelto y flotante como el de una blanca (perdón, quise decir caucásica y claro, sólo si tiene pelo liso, esa fantasía de pelo ideal).

Michelle Obama también

Michelle Obama también

En esa ocasión, de muchas que le sucederán, el pelo de la imponente Michelle causa admiración y arrobo. También sus acertadas decisiones en el vestir. Sin grandes sorpresas, y como corresponde a una primera dama, se convierte en un icono.

El pelo de Michelle es bonito y le queda bien, pero contraviene su naturaleza por congraciarse con las convenciones de belleza de los ‘blanquitos’. El pelo de Michelle hace política. Ays, por qué no se presentará esa melena a las elecciones. Yo la votaba, pero en su afrolínea versión original.

La activista Angela Davis, siempre con su pelo natural

La activista Angela Davis, siempre con su pelo natural

La señora de Obama no es la única mujer negra en sentir sobre sus carnes, su tejido capilar en este caso, la presión blanco-normativa del canon de belleza.

Este mismo año 2013, y atención porque no me lo voy a inventar ni es un caso aislado, la estudiante de 12 años Vanessa Van Dyke, de Florida, recibía una amenaza de expulsión del colegio si no se cortaba su exuberante melena natural. El colegio la consideraba “una distracción para el resto de alumnos”. Demasiado rizo, demasiado volumen, demasiado aparatoso… demasiado de negra, vamos.

Vanessa Van Dyke

Vanessa Van Dyke

El pelo de una afro-americana es un elemento racial más en que aflora su realidad biológica. Y su realidad es la que es, como el color de su piel, como el color de la mía; pero a mí nadie me obliga a acercarme a un ideal (eeeh. Bueno, dejémoslo por hoy. Lo que está claro es que a una blanca no se le pide ser negra)

Eliminar, mitigar o modular estas expresiones raciales cuesta a las negras un dineral en tratamientos, secadores, planchas, pelucas y demás utilería, y supone añadir una tonelada de químicos para alisar un rizo proverbialmente cerrado. Estos tratamientos necesitan también una importante inversión de tiempo y la privación de actividades deportivas que obligan a repetir inmediatamente el proceso.

Beyoncé

Beyoncé

La peluquería para cabello de negra es una fantasía de trencitas, rastas e ingeniosas soluciones para presentar el pelo. Todo eso es cultura. Y es suya, nuestra.

Quizá sea tarde para decirle a Michelle, Beyoncé, Tyra Banks, Ophra, Jackie Brown (guiño, codazo), Naomi y el resto de iconos poderosos y visibles que las queremos libres, votantes, rizadas y negras. Es posible (pura retórica), que el racismo no esté tan superado como creemos y queden muchas más Vanessas Van Dyke soportando injusticias peores.

Naomi Campbell

Naomi Campbell

Estar satisfech@ con la propia imagen es esencial, aplaudo los esfuerzos que gustosamente (e incluso hallando diversión y relajación) hacemos toda@s por ello. Lo que sí me gustaría plantear es lo mismo que me pregunto yo cuando pienso en las pintas que llevo. ¿Esto lo hago porque quiero? ¿Me gustan el pelo rubio, el maquillaje, ir al gimnasio? ¿Me visto de lady o de tomboy? En resumen, mi imagen es mía y juego con ella o la adapto (inevitable hasta cierto punto) a la mirada de los demás.

Lisa Bonet

Lisa Bonet

Siempre me he reído de las frases del estilo ‘tu pelo dice mucho de ti’ (vale, ¡pero que la palabra definitiva salga de tu boca!), pero pongamos que alude al arraigado simbolismo del cabello como equivalente a fuerza, juventud y femineidad. Desde Sansón no se ha dicho una palabra nueva sobre este tema. Cuando una mujer se radicaliza, se lo corta para alejarse de la manada. Los hippies de los 60 se lo dejaron crecer sin límite como símbolo de un espíritu libre.

Hemos llevado la cosa tan lejos que llegar a la vejez con arrugas o ser negra con rizo pueden ser formas de protestar.

Vanessa Van Dyke, con sorprendente madurez, no quiso cortarse el pelo por considerar que su melena ‘puffy’ la hacía “única y especial”. También lo sería sin ella. Hoy está perfectamente adaptada en su nuevo colegio y no parece que haya que temer por su desenvoltura en el mundo. Final feliz. ¿Corolario? Belleza = personalidad. 

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

5 comentarios

  1. Vivian

    A mi me parece que todos esos comentarios no tiene nada que ver con el racismo porque cuando una mujer de piel blanca con pelo liso natural va a la peluquería a rizarse el pelo también esta ocultando su pelo natural al igual que la mujer negra que lo tiene afro y duro también va a la peluquería a quitarse su riso otro ejemplo esta en la que es rubia con los tintes y la que tiene el pelo rubio y lo quiere tener negro,la que tiene los senos pequeños se arriesga y pasa por un quirófano y se pone los senos grandes arriesgándose a coger un Canser de mama y a si sucesivamente cada persona transforma su personalidad a su manera,no creo que todas las personas que se quieran dar un gusto para sentirse ella mismas a su gusto sea un tema para criticar o es que hay que pensar que el negro es la preocupación del negro y la envidia dela blanco.

  2. crischispy

    Lo del pelo… ufff… en fin, a mi me encanta el pelo largo y rizado !!! adoro el pelo de las “negritas” … !!!…lo malo ahora es encontrar una peluquería en donde no ten dejen calva, ya que ultimamente, vayas a donde vayas, corres el riesgo de salir … sin pelo.
    Feliz año nuevo !!!

  3. angeles

    Yo tampoco creo que sea ásí del todo porque las mujeres casi nunca estamos satisfechas con nuestro pelo ya que las que somos rizosas nos gusta el pelo liso, a las de pelo liso el pelo rizado, a las de poco pelo mucho volumen y así sucesivamente.

  4. Lola

    Yo “protesto” a mi manera haciéndome ahuecadores del pelo cada dos por tres

    No me convence el pelo liso de las blancas perdón caucásicas

Deja un comentarioSilk'n Reju, gadget antienvejecimiento