Comer despacio influye en el peso

comer-despacio-sano-peso-dieta

Ingerir los alimentos de forma lenta reduce la sensación de hambre y aumenta el agua que bebemos. Es conocido por todos pero un estudio vuelve a corroborarlo, se ha publicado recientemente en la revista Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics y afirma que comer despacio hace que se consuman menos calorías.

¿Has comenzado 2014 con una larguísima lista de propósitos que cuando pongas el pie en 2015 no habrás cumplido? Ponte metas sencillas, fáciles de realizar, si te has propuesto por ejemplo perder unos kilos, a lo mejor antes deberías fijarte en la velocidad a la que comes y comenzar por bajar el ritmo.

Comieeeeeeeeenza a palaaaaaaadear los alimentos, a masticaaaaaarlos correctamente, intenta hacer pausas entre bocado y bocado dejando los cubiertos sobre la mesa. ¿Ya te estás dejando invadir por la saludable lentitud?

comer-despacio-peso-dieta

Para realizar el estudio, los investigadores de la Universidad de Texas pidieron a un grupo de individuos con peso normal y a otro con sobrepeso u obesidad que realizaran dos comidas. Una la tenían que hacer despacio, imaginando que no tenían restricciones de tiempo, tomando pequeños bocados, masticando detenidamente y haciendo pausas entre bocado y bocado. La otra la tenían que hacer rápido, tomando grandes bocados, masticando deprisa y sin hacer pausas.

En los dos grupos, la comida más lenta les sació más y se sentían menos hambrientos una hora después de ella. También los dos consumieron más agua cuando se alimentaron tranquilamente, que sacia y hace que se coma menos. ¿Te has fijado que la gente que tarda mucho en comer, siempre está delgada?

comer-despacio-beneficios-peso

Pero si con esto no tienes suficiente, aquí van otros motivos para bajar el ritmo al que te alimentas:

– Si comes despacio, saborearás mejor los manjares que con tanto mimo te has preparado.
Para que el mensaje de que ya estás llena llegue a tu cerebro deben pasar aproximadamente veinte minutos, si comes rápido no das tiempo de que esto ocurra, y comerás más de lo que realmente te cabe.
La saliva tiene una función antibacteriana sobre los alimentos, cuando más vueltas le demos en la boca, más facilitaremos que su acción elimine las numerosas bacterias que pueden venir en la comida.
– Si masticamos bien, tendremos una digestión más ligera y saludable. Además, es necesario comer despacio para ir despertando poco a poco y de una forma natural nuestros jugos gástricos. Por otro lado también estaremos cuidando la salud de nuestro estómago que evitará así los tan dolorosos y molestos trastornos digestivos.
– También favorecemos nuestro organismo en general porque si se ingieren demasiado rápido los alimentos y sin masticar adecuadamente impedimos que el cuerpo absorba muchos de los nutrientes.

Pero ¿qué significa comer despacio?: realizar un desayuno, comida, merienda o cena en un mínimo de 20 minutos. Para conseguirlo, aquí van algunas pautas.

Mastica bien cada bocado, unas 20 veces aproximadamente. Si te cuesta mucho, juega a intentar percibir los sabores de cada ingrediente.
Deja los cubiertos en el plato después de cada bocado.
Bebe agua entre los bocados.
Come sentado.

Malva Rico. "Desde pequeña quise ser periodista y trabajar en un informativo, y lo conseguí. Los primeros pasos los di en Radio Nacional y después pasé por Televisión Española, la radio me cautivó y desmitifiqué la tele. Por casualidades de la vida llegué al mundo de la belleza para quedarme. Intento tener una visión crítica de este universo de cremas y fragancias embriagadoras, pero cuando la pierdo, siempre tengo a Pepito Grillo cerca que vuelve a ponerme en mi sitio".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios

  1. angeles

    Soy incapaz de comer despacio y como siempre dice mi madre no mastico trago como los pavos.

  2. Ines

    Intento llevar a cabo estos consejos,pero con las prisas del dia a dia,se me hace un poco difícil!!!

Deja un comentarioTratamientos estéticos contra los estragos de las fiestas