Hipertensión, dieta adecuada para manejarla

20111103-hipertension-arterial-plato

La hipertensión es el aumento de la presión arterial de forma crónica, una de esas enfermedades silenciosas y muda, apenas revoltosas hasta que dan un pisotón y se hacen notar.

Aunque no tiene cura, puede tratarse y mejorarse bastante a través de la alimentación. “Que sea tu única medicina”, como dijo Hipócrates, que algo sabía del tema -y no hay constancia de que fuera hipertenso-.

Reducir la sal suele ser el primer paso. También perder algo de peso si es necesario, incrementar el ejercicio físico suave (andar 40 minutos es suficiente, o practicar Tai Chi), moderar el consumo de alcohol y dejar de fumar. Ánimo y al toro, que es por una buena causa.

La mesa del hipertenso no tiene porqué ser desangelada, a pesar de la reducción de . Es el momento de convertirse en experto en nutrición y elegir los alimentos por sus propiedades curativas.

ALIMENTOS-PARA-HIPERTENSOS

El ajo, por ejemplo, es muy recomendable para esta dolencia. Uno o dos dientes diarios –seguramente rallados en la ensalada sean más digestibles, ehm, y más compatibles con la vida social- ayudan a rebajar la tensión arterial y a reducir el colesterol.

El tomate, el apio, la zanahoria y las verduras crucíferas (col, coles de Bruselas, brócoli) contienen poderosos antioxidantes y vitaminas que previenen la degeneración arterial y fortalecen los vasos capilares.

En sustitución de la sal, se puede emplear sal de ajo, sal de cebolla o de apio, vino de cocina y salsa de soja –también existe en versión ‘desalada’-.

A evitar, los salazones, las carnes ahumadas y curadas, todos los embutidos, los pescados enlatados, el marisco, los quesos tipo feta, provolone, manchego y cheddar y los precocinados, también las sopas de sobre y los caldos, puesto que suelen incluir mucha sal añadida.

hipertension_alimentos

Tampoco son recomendables las palomitas y patatas fritas, las galletas saladas, los cereales de caja –los del Súper, si compras en herbolario no tendrás problema-, las frutas secas preparadas con sal o los zumos en conserva.

En resumen: algo bastante similar a lo que entendemos por una alimentación ‘saludable’, puesto que los embutidos y quesos suelen suprimirse de las recomendaciones por su alto contenido en grasas saturadas; nadie recomendaría un precocinado antes que un plato casero, ni tampoco un zumo en conserva. Es tiempo de visitar las tiendas de en busca de las alternativas apropiadas, que las hay, y de redescubrir el auténtico sabor de los alimentos. Bon appetit!

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 comentarios

  1. Lola Gavarrón

    Hay vida buena para los hipertensos !!!! 🙂

  2. Rmaria Camacho

    Buenos consejos, yo tendría que portarme un poco mejor..que a veces me paso con según que cosillas

Deja un comentarioLupita Nyong'o, embajadora de Lancôme