Los 12 vegetales más contaminados

silueta_al_completo-frutas_y_verduras-600x400

Frutas bañadas en plaguicidas: la manera más rápida de convertir lo saludable en controvertido.

La ONG estadounidense Environmental Working Group ha elaborado su lista sucia anual, un completo informe sobre las frutas y verduras de cultivo convencional que acumulan más contaminación por sustancias químicas. ¿El podio ominoso? Otra vez es para la manzana, casi tan envenenada como la que zampó Blancanieves, con una dosis de pesticida cuatro veces superior a la permitida en Europa.

blancanieves-y-los-siete-enanitos-blu-ray-011

A la manzana le siguen, por orden de puesta en cuarentena, las fresas, uvas, apio, melocotones, espinacas, pimientos, nectarinas, pepinos, tomates cherry, guisantes y patatas.

Por el contrario, la lista ‘limpia’ incluye las patatas dulces, la coliflor, el melón cantalupo, pomelo, berenjena, kiwi, papaya, mangos, espárragos, cebollas, guisantes dulces congelados, repollo, piñas, el maíz dulce y los aguacates.

La lucha de poderes y estudios enfrentados divide a un sector crítico que considera ‘alarmista’ un mensaje de alerta que ‘prioriza un riesgo improbable sobre la ventaja de consumir frutas y verduras. De acuerdo con este argumento, la EWG reconoce el beneficio de comer cultivo convencional antes que ningún vegetal y apunta la posibilidad de consumir alimentos de cultivo orgánico. Una ‘tendencia’ que cuenta, cada vez, con más demanda social y más apoyos institucionales.

ropa-toxica-contaminacion

En  Europa, la nueva Política Agraria de la Unión Europea incide en la búsqueda de una agricultura más respetuosa con el medio ambiente.

Eurostat arroja datos halagüeños para España. Con un 6,5% de superficie orgánica –en imparable crecimiento-, nuestro país se sitúa por delante de Italia y Alemania, siendo los cultivos de cereal y olivo los que dedican más terreno a esta agricultura.

buendiario-rusia-lleva-granja-cultivo-organico-gran-escala-vegetales-1

No sólo hablamos de una mejora en el sabor. Un estudio publicado en la revista Food Chemistry y dirigido por Rosa M. Lamuela, profesora del Departamento de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Barcelona, concluye que el zumo de tomate de cultivo orgánico tiene más polifenoles (antioxidantes) que el del tomate de cultivo convencional, por lo que resulta de mayor eficacia contra enfermedades cardiovasculares degenerativas. Y contra el cáncer.

El precio de los productos orgánicos obstaculiza su consumo para una gran parte de la población. La FAO apunta entre las causas de estos precios elevados el desnivel entre oferta/demanda, la mano de obra que encarece la producción tanto en fase de cosecha como en la recogida y la ineficacia de la cadena de comercialización y distribución por tratarse de volúmenes más pequeños.

Una forma de incrementar la oferta orgánica, es ir sustituyendo algunos alimentos habituales por los de . Es preferible empezar por lo más contaminados y por los de origen animal. En todas las áreas urbanas –y no digamos ya en poblaciones más pequeñas- existen grupos de consumo o equivalentes, con su propia producción ecológica; amén de tiendas especializadas. También se encuentra en algunos mercados.

Y para mayor facilidad, desde webs como cestaverde y doctorveg sirven a domicilio toda una serie de productos eco, certificados. El back to the roots 2.0.

 

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 comentarios

  1. Towanda

    Conviene no obsesionarse mucho. Siempre me viene el ejemplo de Gwyneth Paltrow a la cabeza o alguna otra ortoréxica señera. Se te puede ir de las manos y terminar en una burbuja de limitaciones y control; hay que encontrar el equilibrio entre el sistema que ‘tenemos’ montado y lo que un@ considera más adecuado.
    Como en muchos otros temas que no paran de crecer y transformarse, cuanto más investigo menos sé. Eso sí que es orgánico 😉

    Yo creo que un alimento bio:

    1) Sabe mejor CASI siempre.
    2) es mucho más caro.
    3) Puede ser más saludable, eligiendo un alimento realmente orgánico (hay que mirar los sellos con lupa, y también la procedencia. Por ejemplo, si se elige carne o leche, debería ser de vaca alimentada con pasto cultivado según el canon, y te aseguro que no hay tantas leches ‘orgánicas’ realmente orgánicas, he hecho un micro estudio de campo).

    Por otro lado, hay estudios que apuntan hacia conclusiones como ésta: http://www.rmit.edu.au/browse;ID=e3hoqm8befvj1

    En resumen: comer orgánico durante 7 días reduce la exposición a pesticidas en un 90%. Pero, ¿están todos los pessticidas listados? ¿Cómo sabemos si ese cultivo no se ha tratado con otros químicos con ‘potencial’ nocivo? Bien podemos ser críticos.

    En este vídeo, y con la sana intención de poner en común dudas habituales, los de Dietética Sin Patrocinadores abundan en las FAQ de lo eco, ésas que todos nos preguntamos. Realmente son más nutritivos, qué ciencia hay detrás, idoneidad de las regulaciones, etc…

    https://www.youtube.com/watch?v=Hr1KOM1xQGk

  2. Lola Gavarrón

    Hay que estar atenta sí pero también hay que pensar que esa toxicidad empieza cuando se consumen kilos y kilos

    A pesar de que España es un pais muy frutero la dosis consumida por persona se escapa de lo tóxico

    Espero !!!

Deja un comentarioMAC Los Simpson y Maléfica, maquillaje animado