Deporte y adicción, una relación probable

enfermedad_mental

Ejercicio físico, ¿usas o abusas? La línea que separa un hábito sanote y disfrutable de una obsesión compulsiva puede ser más perjudicial que el mismísimo sedentarismo.

La SEPD (Sociedad Española de Patología Dual) aporta datos: el 40% de las personas con trastornos alimentarios son adictos al deporte. Se emplea como mecanismo de compensación de los excesos dietéticos, y se añade al control sobre la alimentación. Un patrón anómalo sobre otro, difuminado en un mismo contexto de cuidado personal y por tanto, difícil de identificar con claridad.

man-in-mouse-treadmill

“La diferencia entre ser adicto al deporte y no serlo viene marcada cuando el interfiere la rutina y la vida diaria y la anteposición de éste a otras recompensas naturales”, sentencia el Dr. Szerman, presidente de la SEPD, dibujando así al perfil que localiza los gimnasios del destino vacacional antes de elegir hotel.

Suelen ser personas con ciertos rasgos obsesivos, tendencia al autocontrol y una colección de adicciones más o menos aceptadas socialmente (opioides, alcohol y tabaco). Las adicciones conviven a la perfección con otras patologías mentales, entretejiéndose en una compleja red neuronal que captura y pervierte la conducta del individuo.

Los beneficios del deporte son bien conocidos. Y gozados. Ese chorreón de hormonas de la felicidad, esa satisfacción ante el objetivo cumplido, la agujeta que sabe a éxito. El mismo alud de gratificantes reacciones cerebrales, defienden muchos autores, que producen las drogas. El mismo potencial adictivo. Las conclusiones de los expertos en este sentido son reveladoras. “Las adicciones a sustancias y las adicciones del comportamiento comparten, en cierta medida, sustratos neurobiológicos”.  Un mismo caldo de cultivo para las diversas formas que adopta El Enganche.

Más información, cursos, actividades y atención a pacientes, a través de la web de la SEPD.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 comentario

  1. Lola Gavarrón

    A mi me pone fenomenal ejercitarme y luego todo me sabe riquísimo

    Como si me hubiera dado un baño de mar 🙂

Deja un comentarioVelashape III, remodela y reafirma en una sesión