Tateeth, tatuajes hasta en los dientes

Recuerdo cuando, el año pasado, se pusieron de moda esas grimosas y anti estéticas férulas o aparatos de oro con diamantes o piedras preciosas que las famosas se colocaban en la dentadura superior. Madonna parecía una alienígena y Lady Gaga recién salida de una película gore. Este año llega una fórmula mucho más light, pero igual o más hortera, aunque sobre gustos decide el consumidor: el tateeth o tatuaje dental.

Los tatuajes dentales, inspirados en los dérmicos, llevan más de diez años colocándose en Estados Unidos. En Connecticut, por ejemplo, un dentista llamado Steve Landman lleva una década poniéndolos. En primer lugar el usuario elige el motivo que quiere tatuar, ya sean caricaturas, personajes de los dibujos animados, siglas. Parece que en Inglaterra, los motivos más demandados son las caras de Amy Winehouse, David Beckham, Tiger Woods o la reina Elisabeth, según explica el odontólogo español Iván Malagón. Después el dentista hace un molde o corona del diente donde se va a colocar e imprime en él el diseño elegido. La pieza se cuece a unos 200 grados y se coloca.

Según el doctor Malagón ‘ no dañamos el esmalte dental porque no los aplicamos directamente sobre el esmalte, creo que pueden crear tendencia y ser una forma más de expresión artística temporal. Por supuesto advierto que esta práctica debe llevarla a cabo un odontólogo y siempre respetando el esmalte dental original para que tu salud oral siga siendo la adecuada y evitar posibles enfermedades bucodentales.  Además, en cuanto te canses del diente tatuado puedes quitarte la funda y volver a tu diente original sin complicaciones”, añade el odontólogo.

DSC05815 bja

Su colocación no es dolorosa y puedes combinar los dibujos que veis en las fotos a juego con las calcomanías de las uñas, tan trendys. La doctora Debora R. Vilaboa, profesora de la Universidad CEU-San Pablo de Estética Dental y miembro de la Academia Europa de Odontología Estética opina que el usuario decide pero que ‘una corona o funda siempre es una ‘carga’ o ‘añadido’ para una pieza dental y que no es partidaria de colocarla si no es por necesidad o para mejorar claramente la sonrisa de un paciente. ‘No me gustan ni aplico los piercings bucales, las incrustaciones de piedras preciosas ni estos diseños’ , concluye la doctora. ¿Que qué opina la que firma? Pues que prefiero los adornos en los brazos, en las uñas o en la mejilla, pero los , cuanto más limpitos mejor.

 

Eva Reuss. "El lujo intangible. Siempre me sedujo, me impactó el lujo intangible. No los relojes suizos carísimos ni las estolas de zorro plateado ni los huevos Fabergé, sino el lujo que está, que flota o te rodea aunque no puedas tocarlo. El aroma del césped recién cortado, el timbre de voz de Neil Young o la fragancia de tu colonia favorita. Qué lujo". "Escribo desde que tenía cuatro años porque me gusta contar cosas, pero escribir de Belleza es contar pequeños relatos de estética, de un cosmos llenos de sueños, que tampoco pueden tocarse, de cómo estar más guapas, más luminosas, más jóvenes. Ah, el eterno femenino, que ya perseguían las etruscas o las momias egipcias. A veces la realidad es demasiado asfáltica, fea o acelerada. Qué gusto contrarrestarla con el aroma de una tostada o la voz, inaprensible y tintineante, de aquella Maria Callas..."

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 comentarios

  1. angeles

    No me gustan en la piel y en los dientes menos todavía.

Deja un comentarioOdyssee des Sens, velas a la vista