Tu piel y el daño solar bajo la luz de la verdad

Ojo al vídeo que ha salido a la luz (ultravioleta), querida y cuidadosa lectora. ¿Resistiría tu radiante tez una ‘prueba de la verdad’ de semejante calado? Tras ver estos sorprendentes ejemplos, no dudo que mi  encremada y enserumada  piel con sus productos pre-post-anti-noche-día-  también revelaría algo más crudo que la de Diana de “V”.

La verdad sale a la luz con la luz de la verdad , y la luz ultravioleta permite ver el daño solar y el aspecto de minero que tenemos con el protector solar extendido sobre la cara. Impactante es el dramático vídeo producido por el estadounidense Thomas Leveritt. El mejor comercial de los productos solares porque entran ganas de consumir litros de fotoprotección y no tomar ni un rayo de sol en lo que resta de verano. Una especie de polígrafo de los crímenes y castigos ejercidos sobre la toalla de playa en su mayor parte.

Ay, qué cura de humildad y qué acicate para el uso de . Siempre lo repetimos mucho, pero cuando salen este tipo de evidencias a la luz todavía nos apetece más una (auto) concienciación. Cuídate. Escóndete del sol como los vampiros.

Usa protector solar. I´ve got you… over my skin…

Sol2

Sucede que estas cremas inteligentes –estas sí, estas más- no sólo mantienen la apariencia de la piel lustrosa, uniforme, hidratada, y lisa. También combaten la agresividad de la radiación ultravioleta y reducen su potencial cancerígeno, una enfermedad que, a pesar de las campañas, viene incrementándose en los últimos 30 años.

La exposición a la radiación solar es uno de los principales factores de riesgo de contraer cáncer de piel. Los responsables son los , apenas una pequeña porción de los rayos de sol, capaces de dañar el ADN celular. Existen tres tipos de rayos UV: UVA, UVB y UVC. Los dos primeros, causantes de envejecimiento, arrugas y  quemaduras, se relacionan con todos los tipos de cáncer de piel.

La mejor manera de evitarlos es, como en el caso de la procreación –por poner un toque humorístico- la abstinencia. Con Dios y por la sombra, hija mía. Y con camisa, o paraguas, como hacen las asiáticas, pertrechadas de sabiduría oriental los 365 días del año.

rejuvencimiento

También es interesante usar sombrero y gafas de sol. Por supuesto, un buen protector solar en la cantidad adecuada y con su reposición cada 2 horas, antes si te has bañado. Y como hilo conductor de todas las prevenciones, nuestro querido sentido común: evitar los excesos con el sol en las horas peligrosas (de 12 a 18) y, en general, huir de los atracones de verano y procurar hacer una toma sensata y moderada durante las estaciones más suaves, la mejor receta para asimilar la saludable y necesaria vitamina D.

¡Y, no te quemes!

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 comentarios

  1. angeles

    Me encanta el sol pero jamás me expongo tumbada a tomarlo, lo que hago es pasear por la playa protegida.

  2. Candela

    Yo debo tener la cara como la luna xD con las veces que me he quemado…

  3. Angelica

    Con lo que veo a mi alrededor , no puedo estar más de acuerdo !!!

Deja un comentarioLashes & Go, extensiones de pestañas listas para llevar