Dior estrena Rouge Baume

Creo que este recién nacido lipstick de Christian , Rouge Baume, es el que mejor casa con el movimiento normcore -vestir sin buscar ninguna estética, ni estilo personal- tan en boga este próximo otoño.  Ya sabeis, jerseys vulgares, colores tediosos, como si pasáramos totalmente de la moda.

Después de gloss ultrabrillantes, barras mate, otras satinadas, traslúcidas, llega un estupendo ‘término medio’ entre todas ellas. Rouge Baume llega con la pretensión de ser muy natural, simple, fácil de aplicar de una sola pasada, muy ligero.Transparente pero con color, nunca estridente.

Rouge-DIOR-Baume-Natalie-Portman-2014

Con Natalie Portman como imagen

Lo mejor de Rouge Baume es que promete 10 veces más de cuidado labial de origen natural que cualquier otro, gracias a un aceite muy novedoso, llamado de cristal, que forma sobre los labios una película extrafina. Lo he probado y es verdad que ese film permanece, rellena y protege del exterior. La sensación es que los labios se alisan y se repulpan, al menos los míos que son muy finitos. Su objetivo no es -está claro- la sofisticación, el maxibrillo o el que todos se fijen en él, sino que busca un efecto blush, de luz, busca la nutrición sin aportar nada de grasa ni sin que se ‘escurra’ por el perfil de los labios.

Hasta 14 tonos con nombres que son un guiño a la naturaleza, al mundo vegetal, a los jardines: Garden Party, Escapade, Lys Rouge, Kew Gardens, Fleur Bleue, que van del rosa palo al coral,  algunos nacarados y otros aterciopelados en un formato más fino del habitual en los labiales de Christian Dior. Me gusta para chicas y mujeres con personalidad que no quieren ni llamar la atención ni pasar desapercibidas. Como decía Christian Dior,  “la elegancia debe ser un equilibrio entre la simplicidad, la atención, la naturalidad y la distinción”.

Dior Rouge Baume. Precio: 36 euros.

Eva Reuss. "El lujo intangible. Siempre me sedujo, me impactó el lujo intangible. No los relojes suizos carísimos ni las estolas de zorro plateado ni los huevos Fabergé, sino el lujo que está, que flota o te rodea aunque no puedas tocarlo. El aroma del césped recién cortado, el timbre de voz de Neil Young o la fragancia de tu colonia favorita. Qué lujo". "Escribo desde que tenía cuatro años porque me gusta contar cosas, pero escribir de Belleza es contar pequeños relatos de estética, de un cosmos llenos de sueños, que tampoco pueden tocarse, de cómo estar más guapas, más luminosas, más jóvenes. Ah, el eterno femenino, que ya perseguían las etruscas o las momias egipcias. A veces la realidad es demasiado asfáltica, fea o acelerada. Qué gusto contrarrestarla con el aroma de una tostada o la voz, inaprensible y tintineante, de aquella Maria Callas..."

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deja un comentarioCosmética anti-manchas con vitamina C