Yves Saint Laurent, una película mediocre sobre un genio

Escena de la película Yves Saint Laurent

Ya había leído varias malas críticas, del último Festival de Cannes, sobre las dos películas estrenadas este año del modista legendario nacido en Orán: Yves Saint Laurent’ de Jalil Lespert, y ‘Saint Laurent’ de Bertrand Bonello y Gaspard Ulliel. Allí pasaron casi desapercibidas por falta de chispa, relieve y por no mantenerte atento a la pantalla. En España acaban de estrenar la primera, un desperdicio, teniendo en cuenta lo lucida que puede quedar una historia tan llena de amores y odios, dramas y sonrisas, drogas y triunfos.

Si algún espectador había visto hace un par de años la película-documental ‘Yves Saint Laurent-Perre Bergé, L’ amour fou‘, de Pierre Thorettton (una joyita que compré por Amazon y contemplé deleitada), más cuesta arriba se te hace aún verte la peli recién estrenada. … L’ amour fou comienza en la sala de subastas Christie´s donde Pierre Bergé, el compañero, amante, mecenas y sombra de Yves durante 40 años, está a punto de subastar toda la apasionante colección de obras de arte que juntos reunieron en su mansión parisina. Braques, Picassos, Brancusis, pieza únicas del art déco. ‘Todas estas obras pertenecen al pasado, no tienen sentido para mí sin Yves‘. Una a una van saliendo de la casa embaladas mientras Pierre, a través de magníficos flash backs, cuenta la tormentosa historia de la pareja, salpicada siempre por las depresiones y los problemas con las drogas del diseñador. Le pongo un nueve.

L´amour fou, documental sobre y su pareja

En la película de Jalil Lespert lo mejor es el protagonista, Pierre Niney, un jovencito actor de la Comedie Française que borda su papel y que, caracterizado, es exacto al al modista: lánguido, enfermizamente tímido, con aquella elegancia innata, las maxi gafas tan de moda ahora. También está estupendo Guillaume Gallienne como Berger. El problema no está en los actores sino en el director, que ofrece una película muy plana en la que ni el romance, ni la moda, ni el éxito mundial cobran relieve o importancia. Es como si toda la historia estuviera cosidita por un leve hilván sin puntadas estrella, sin profundidad. Es sólo un guiño a lo que fue esta pareja. De postre, un final abrupto sin explicaciones y, si acaso se detiene más en algún pasaje es en el de sus años en Marrakech. Pero siempre todo tocado por lo que justamente nunca hubo en la vida de Yves: superficialidad.

Posando en la puerta de una tienda Saint Laurent

Concluyo que es raro que los franceses, reyes del envoltorio y de requetemimar a sus ídolos, no hayan protestado por una película tan light sobre su más querido diseñador de moda. Seguro que su musa, Catherine Deneuve, no le ha concedido más de un 5 sobre 10. Y que Loulou de la Falaise -ya fallecida y espíritu de la maison- se habría quedado dormida en plena proyección.

Eva Reuss. "El lujo intangible. Siempre me sedujo, me impactó el lujo intangible. No los relojes suizos carísimos ni las estolas de zorro plateado ni los huevos Fabergé, sino el lujo que está, que flota o te rodea aunque no puedas tocarlo. El aroma del césped recién cortado, el timbre de voz de Neil Young o la fragancia de tu colonia favorita. Qué lujo". "Escribo desde que tenía cuatro años porque me gusta contar cosas, pero escribir de Belleza es contar pequeños relatos de estética, de un cosmos llenos de sueños, que tampoco pueden tocarse, de cómo estar más guapas, más luminosas, más jóvenes. Ah, el eterno femenino, que ya perseguían las etruscas o las momias egipcias. A veces la realidad es demasiado asfáltica, fea o acelerada. Qué gusto contrarrestarla con el aroma de una tostada o la voz, inaprensible y tintineante, de aquella Maria Callas..."

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 comentarios

  1. angeles

    No me llamaba demasiado la atención así que ahora descartada.

  2. Beatriz Peña

    Habrá que verla de todas maneras y opinar.

Deja un comentarioNatura Bissé, crema con relleno de ácido hialurónico