El dadaísmo, también en la belleza

Caja de cerillas especiales para velas (largo de 22 cms) ilustrada por Lawrence Mynott.

Caja de cerillas especiales para velas (largo de 22 cms) ilustrada por Lawrence Mynott para Cire Trvdon

Consanguíneo y precursor del surrealismo, con su alud de imágenes oníricas, simbólicas y deliberadamente incomprensibles, el movimiento Dadá ha dejado huella en toda expresión estética conocida. Y la , por supuesto, es una de ellas: gozamos de verdaderos fetiches, sueños lúbricos de coleccionista, con la impronta del dadaísmo.

Ilustración para Aqua Loewe

Ilustración para Agua Loewe

No diga algo con sentido, algo perfectamente racional fruto de adocenadas, mustias reflexiones. Diga DADÁ, esa palabra que conjura el azar, la ruptura con los códigos, lo anticanónico y experimental, la pura ilógica.

El movimiento dadaísta nació en los albores del siglo XX, en el periodo de entreguerras que hizo del desencanto el motor de artistas, escritores y poetas deseosos de espontaneidad. Del fuego insomne de la imaginación.

Fragancias Micallef, colección Las 4 estaciones

Micallef, colección Las 4 estaciones

Como todavía hacemos las personas hoy cuando queremos conspirar –por fortuna, ninguna red social es capaz de reproducir la efervescente atmósfera ’diabólica’ de los cenáculos nocturnos-, el movimiento vio la luz en un tugurio: el Cabaret Voltaire en Zürich. Seguramente, el antro mejor calefactado a esa latitud de Suiza y el más perversamente atractivo. Lo imagino la mar de bullicioso, con la gente andando sobre las manos, escribiendo en las paredes y cosificando objetos banales como lo más de lo más del arte ‘contemporáneo’.

Frasco de Dalí para Elsa Schiaparelli

Frasco surrealista de Dalí para Elsa Schiaparelli

 

Al fin y al cabo, qué hay de más cuerdo que derrocar anquilosados parámetros artísticos para crear algo completamente nuevo. Sólo mentes muy aterrizadas podían haber gestado algo así.

No diga orden, digas caos. No diga sí, diga no. No suspire por la eternidad, atrape el momento. No se encarcele: libérese. Y sobre todo, ¡no se obceque con costumbres tan rancias como terminar las

 

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 comentarios

  1. Beatriz Peña

    Sí, un pensamiento muy evolucionado incluso para hoy.

Deja un comentarioÁcido hialurónico para rejuvenecer la mirada