Lista Negra de la cosmética, ingredientes bajo sospecha (Parte 1)

leer-letra-pequena

¡Todo el mundo a aguzar la mirada! ¡A dejar bien limpias las gafas de leer! La cosmética natural se caracteriza por huir como de la peste bubónica de ciertos ingredientes en tela de juicio –o directamente chungos-. No así toda la cosmética convencional, frecuentemente enjuiciada por sus formulaciones. Para que sepa cuáles son los ingredientes en entredicho y pueda tomar mejores decisiones en base a la información, elaboramos una Lista Negra dividida en dos post –para facilitar la digestión de tanto mal trago- . Quizá le interese evitarlos, sin alarmismos, según la gravedad de cada efecto secundario.

aceite-mineral-sintetico

PRIMERA PARTE

ACEITES MINERALES

No se deje despistar: ‘mineral’ no significa propio de la naturaleza, sino derivado del petróleo.

¿Por qué se emplea? Porque no deja de ser atractivo para un fabricante. El coste es bajo, impide la proliferación de bacterias y proporciona un acabado fino y sedoso. ¡Magia! El lado oscuro no es tan halagüeño: tapona los poros, bloquea la respiración de las células y extrae la humedad de la piel. Y no es todo. Para colmo, los derivados del petróleo crean adicción, con lo que la piel aparece más reseca y deshidratada cuando se deja de usar el producto.

Por sus nombres, le conocerá: Mineral oil, Paraffinum, Paraffinum liquidum, Petrolatum, y cualquier compuesto con las palabras Paraffin o Petroleum. También son derivados del petróleo las siliconas: Silicone quaternium y Methylsilanol, y suelen estar detrás de “cera microcristalina”, Ozokerit, Ceresin, incluida la Vaselina.

¿Alguno especialmente ‘diabólico’? El glicol propileno, en principio una sustancia que ayuda a retener la humedad de la piel y mejora el tacto, en segundo y menos publicitado término, un compuesto relacionado científicamente con dermatitis de contacto, trastornos del riñón e hígado, irritante de piel y ojos e incluso agresivo para el sistema nervioso central. Diga no al glicol propileno.

colorantes

COLORANTES

Un color bonito funciona como gancho de compra. Ni usted ni yo compraríamos con gusto un producto de color dudoso, mucho menos si se trata de cosmética para el rostro o las uñas.

Para algunos fabricantes, el sensato camuflaje va reñido con la salud más elemental. Sí, hay colorantes directamente cancerígenos, capaces de alterar el ADN. ¿Cómo reconocerlos? Porque sus denominaciones incluyen las sílabas anilin o anilid, como el Acetanilid, estos son considerados colorantes altamente tóxicos. Algunos agentes colorantes tienen una estructura molecular tan complicada, que se les han dado iniciales o nombres fáciles para simplificar su denominación. Tales son: las iniciales HC como HC orange 3, o Acid como Acid Red 73, o Pigment como Pigment Green 7, o Solvent como Solvent Black 3.

SUSTANCIAS HALOGENORGÁNICAS

No contentas con causar alergias y, posiblemente, cáncer, contaminan el medioambiente. Hablamos de las combinaciones de cloro, bromo e iodo, como Aluminium Chlorohydrate, Methyldibromo Glutaronitrile, Iodopropynyl. Es necesario subrayar que hay que confudir cloro-bromo-iodo con “chlorid, bromid y iodid”, que suelen ser componentes inocuos de sales.

quimica

PEGS: POLYETHYLENGLYCOL

No confundir con los PEGs –abreviatura de glicol polietileno-, que son emulgentes que se utilizan para cuajar agua, grasa o detergentes; sustancias no tóxicas pero que contribuyen a eliminar la barrera de protección natural de la piel, con lo que queda más expuesta y por tanto, es más vulnerable y receptiva a cualquier otra cosa que se le ponga. Incluido lo nocivo. Por eso no se permite utilizar más de 5 PEGs, pero la cosmética convencional suele abusar de ellos.

Lo reconocerá por: las siglas PEG seguidas de un número que indica su peso molecular, pero también se las reconoce por las letras eth al final como es el caso de steareth, ceteareth o sodium laureth sulfate. Este último es el principal ingrediente en jabones, geles y champús, y no debe confundirse con el “sodium lauryl sulfate”. Es un detergente muy irritante que, por el simple contacto con la piel, se absorbe y se almacena en los tejidos del corazón, el hígado, los pulmones, los ojos y hasta el cerebro.

Otro químico extremadamente peligroso es la diethanolamine (DEA). Y eso que se trata de una base detergente y espesante que figura en la etiqueta de más de 600 productos y para el hogar. Sobre esta sustancia el doctor Samuel Epstein -profesor de Salud Ambiental de la Universidad de Illinois (Estados Unidos)– afirma que, aplicada en repetidas ocasiones sobre la piel de ratas, aumenta exponencialmente la incidencia de cánceres de hígado y de riñón. Afirmaciones sobre su peligrosidad que serían corroboradas por John Bally -supervisor de la División de Cosméticos de la Food and Drugs Administration o FDA (la “Agencia del Medicamento” estadounidense)- al reconocer que diversos estudios han establecido el riesgo que implica una exposición continua a ella, especialmente en el caso de los niños.

FRAGANCIAS ARTIFICIALES

Tan baratas, tan bienolientes, tan presentes en casi todos y casi cada uno de los productos que utilizamos todos los miembros de la familia… Pero, ¿dónde reside el peligro? En que son bioacumulativas, es decir, que suman y siguen, incrustadas en algún lugar del organismo donde pueden  producir trastornos en los sistemas reproductor y endocrino, además de dolencias menos aparentes como dolor de cabeza, mareos, tos, manchas oscuras en la piel, pérdida de concentración… Lo ‘mejor’ es que jamás se le ocurriría a nadie asociar estos males con el champú o el desodorante.

A tener en cuarentena: el Acetyl Hexametyl, que incide sobre el sistema nervioso. El Benzyl Alcohol insensibiliza la piel. Y el Bromocinnamal resulta irritante para la piel. Una de las más utilizadas es el tonalide. Hay que tener en cuenta que en la fabricación de antitranspirantes se utiliza frecuentemente el Aluminium Chlorhydrate, que puede resultar muy irritante y se cree puede causar Alzheimer.

¿Pasmada? ¿Horrorizada? ¿Con incomprensibles ganas de más?

Continuará…

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

10 comentarios

  1. angeles

    Quiero mas no saberlo porque creo que todo lo que nos rodea es insano.

  2. Lolette

    Lo de la vaselina ya lo sabía porque es como petroleo para los lábios

    Lo otro es como para fijarse y no parar de fijarse…

  3. Mar Revuelta

    Muchas gracias por este artículo. Es muy importante que nos concienciemos de que lo que ponemos en nuestra piel no se queda en la superficie, así que hay que tener cuidado con los productos que usamos y sus ingredientes. No cuesta tanto poner un poco de atenión a las etiquetas, ni tampoco gastar grandes cantidades en productos saludables.
    Muchas gracias!

  4. Aname vio

    Gracias por este informe , me parece genial , expliquemos estas cosas , eso nos permite saber y elegiir !!! , nosotros que no usamos nada de esto , todo el tiempo debemos demostrar que somos organicos !! Y veo en todo europa que permiten poner rótulo organico a marcas que llevan algunos de estos ingredientes !! , sabiendo , leyendo rotulos , podemos optar por darle a nuestra piel lo mejor !! Infinitas gracias !!

  5. Rmaria Camacho

    Madre mia que horror, no sabia nada de esto.

  6. Iuliana Andreea Munteanu

    Todos los cosméticos tienen productos tóxicos, en mayor o menor cantidad, miraremos que sean lo menos nocivos posible. Es un riesgo que asumimos, no vamos a dejar de usar cosméticos esto está claro 🙂

  7. Alex

    Marcas? El 99%. No por ser La Prairie es mejor que Nivea. Y las orgánicas como Dr. Hauschka por ejemplo tienen cada formula… Pa llorar. También hay que decir q no todo es tan malo como lo pintan. Es muy atractivo tirar piedras al tejado del vecino sin mirar nuestro ombligo. Conclusión? Si lo usas y te va bien, continua y punto. Que nuestras madres y abuelas no se han muerto por usar cremas q seguramente tenían mas ingredientes “tóxicos” que las de hoy en día.

  8. Carmen Comas

    Por Dios! Que horror!No nos puedes decir marcas? Es terrible e injusto

  9. Maria

    gracias x el post! realmente sería de un agradecimiento infinito q alguien se atreviera a publicar las marcas..es todo tan triste

Deja un comentarioLista Negra de la cosmética, ingredientes bajo sospecha (Parte 2)