5 trucos para combatir el insomnio

Cuentan quienes la conocieron que Margaret Thatcher no dormía más cuatro horas cada noche. Eh, si hasta ahora no te preocupaban las consecuencias de tu problema de insomnio, quizá esta referencia te sirva como estímulo.

La privación del -correcto-para-cada-quien (algo muy personal) durante periodos prolongados de tiempo, tiene catastróficas consecuencias sobre el organismo. El propio hecho de intentar conciliar el en vano cada noche, también.

Si estás atravesando un desorden de sueño temporal, he aquí algunas sugerencias para ir poniendo en práctica. Que no todo va a ser contar farragosamente el ganado lanar. O sembrar el terror doquiera que vayas.

cinco-trucos-para-combatir-insomnio-1

  1. Intenta no obsesionarte.

Consejo de oro, así en general. El pensamiento en bucle sobre las preocupaciones no es la mejor manera de abordarlas. Para solucionar, necesitas perspectiva. Y para ello, necesitas distancia del problema. Así que, ¡tómala!

Evádete de la cuestión. Que no monopolice tus conversaciones, ni mucho menos tus pensamientos.

  1. “De comidas y de cenas, están las sepulturas llenas”.

Y los tálamos de insomnes, añado. Una cena copiosa antes de dormir nunca jamás de los jamases es buena idea para conciliar el sueño, aunque te deje momentáneamente noquead@. Tampoco consumir alcohol o bebidas excitantes 6 horas de dormir.

cinco-trucos-para-combatir-insomnio-2

  1. Además de ser frugal, prueba con alimentos y bebidas tranquilizantes.

Estos son los que contienen triptófano, como los plátanos, los huevos y la leche.

La fitoterapia también puede ser una buena solución. Una tisana de valeriana, pasiflora y amapola de California, todas de venta en herbolarios, “induce el sueño y evita los despertares precoces”, aclara César Valera, vocal de Plantas Medicinales del Colegio de Farmacéuticos de Madrid.

  1. Vuelve al claustro materno.

Haz de tu habitación un entorno confortable, relajado y seguro. Elige una luz tenue, un aroma agradable (lavanda, ya puestos, por sus propiedades relajantes), la tempertaura adecuada, una música que te apacigüe. Huye como de la peste de los aparatos electrónicos, fuera móvil, ordenador y rutinas activadoras 2.0; usa la cama sólo para dormir (o por lo menos, no para ver una peli. Eso, en el salón).

  1. Practica la respiración abdominal.

Un adulto estresado respira únicamente con la nariz, superficialmente. Y eso no contribuye en nada a la relajación. Toma consciencia de tu respiración. Pon la mano sobre tu abdomen e inspira profundamente por la nariz, sintiendo cómo proporcionas oxígeno a todo el cuerpo y la mano asciende. Espira con suavidad. Aquí puedes pasarte una ‘película’ agradable, como el recuerdo de las vacaciones, el mar restallando en la orilla, un bosque, una situación en la que sientas relajad@…

 

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 comentarios

  1. angeles

    Afortunadamente, de momento, duermo genial, pero tomo buena nota por si en un futuro no es así.

  2. Iuliana Andreea Munteanu

    Gracias por este post, me viene genial!

  3. Yolanda Isabel Hurtado García

    Hola preciosa, gracias por los consejos. A mi me cuesta dormir bien, pero aunque siga estas pautas, son los dolores de la fibromialgia los que hacen que descanse poco.
    Besos

  4. Lolette

    A mi me funcionó lo de vaporizar lavanda en la almohada o cerca de la mesilla

Deja un comentarioBotox y ácido hialurónico en tiempos de selfies