He probado, Dolce & Gabbana Skin Care

Y a domicilio. Como os lo cuento, pude probar el elaborado con la línea Skin Care de sin salir de mi humilde morada. Un ritual de belleza antiedad y de luminosidad inmediata con el serum Aurealux como protagonista. Tú puedes ponerlo en práctica con un efectivo masaje que ahora te cuento.

dolce-gabanna-skincare-aurealux-serum

La facialista Carmen Fernández y su fantástico buen hacer llegaron puntuales a la cita. Camilla en mano desplegó en el salón de mi casa toda su maestría para que conociera la línea de cuidados faciales de Dolce & Gabbana sobre mi propia piel.

Podría extenderme en detallaros los pasos del tratamiento: primero desmaquillar, después exfoliar, a continuación tónico, luego mascarilla que después de dejarla actuar durante unos minutos, Carmen trabajó sobre mi piel con un enérgico y placentero masaje efecto lifting, para acabar con el serum. Podría contaros que después la piel estaba mucho más luminosa y mi arruga del entrecejo atenuada.

Pero creo que es más útil e interesante si os transmito los 5 pasos que Carmen me enseñó para aplicar el sérum –preferiblemente por la noche-  y que os pueden servir para utilizar con la crema o sérum que tengáis en uso. Saca unos minutitos antes de irte a la cama porque el cómo se aplica hace tanto como el qué te pones.

pasos-aplicar-serum-dolce-gabbana

1. Activar y tensar. Activa el sérum frotando las palmas de las manos entre sí y colócalas sobre los ojos. Presiona las manos sobre el rostro y levanta, vuelve presionar repitiendo el movimiento desde el interior al exterior. Después pasa al escote y repite movimientos ascendentes hacia el mentón para ayudar a estimular el sistema linfático.

pasos-aplicar-serum-dolce-gabbana-2
2. Presionar. Pon las yemas de los dedos en el centro de la frente, presiona ligeramente y mantén durante dos segundos, después levanta y desliza los dedos por la frente realizando movimientos de presión hasta llegar a la línea del cabello. Favorecerás la relajación.

pasos-aplicar-serum-dolce-gabbana-3

3. Acordes de piano. Coloca 3 dedos bajo los ojos a cada lado de la nariz y presiona durante 2 segundos. Levanta las yemas y deslízalas a lo largo de los pómulos con una ligera presión hasta llegar a la línea del pelo. Repite el movimiento pero ésta vez con las yemas de los dedos debajo de los pómulos deslizándolas desde la nariz hacia el exterior. Así tonificarás la piel.

pasos-aplicar-serum-dolce-gabbana-4

4. Abanico. Pon los dedos en forma de abanico desde la comisura de la boca hacia los pómulos y con ligeras presiones ve ascendiendo. Repite el movimiento 3 veces para estimular la circulación.

pasos-aplicar-serum-dolce-gabbana-5

5. Buenas noches. Sitúa suavemente las palmas de las manos sobre las mejillas con las yemas de los dedos cubriendo los ojos y extiende el serum sobrante sobre el rostro. Levanta las palmas y presiónalas en el rostro de nuevo ejerciendo movimientos desde el centro hacia el exterior. Este movimiento final consigue calmar la mente y preparar la piel.

El tratamiento completo que yo probé no se puede disfrutar todavía en España, pero puedes probar una versión reducida –unos 15-20 minutos- en cualquiera de los stands de Dolce&Gabbana Skin Care de El Corte inglés.

Malva Rico. "Desde pequeña quise ser periodista y trabajar en un informativo, y lo conseguí. Los primeros pasos los di en Radio Nacional y después pasé por Televisión Española, la radio me cautivó y desmitifiqué la tele. Por casualidades de la vida llegué al mundo de la belleza para quedarme. Intento tener una visión crítica de este universo de cremas y fragancias embriagadoras, pero cuando la pierdo, siempre tengo a Pepito Grillo cerca que vuelve a ponerme en mi sitio".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 comentarios

  1. angeles

    Tiene que quedar una encantada de la vida pero mucho mas si te lo hacen como a ti.

  2. M Angeles Guerra Rodriguez

    Qué maravilla !!! Pues me tendré que acercar a probarlo.
    Besitos

Deja un comentarioVitamina C, verdades y mentiras