Teclado de amor, Olympia Le-Tan para Diptyque

Caritas sonrientes, tristes, acongojadas o circunspectas. Una flamenca y olé, una colección de pulgares alzados de todos los colores, banderas, símbolos y un Arca de Noé. Todo esto es apenas la punta del iceberg del teclado emoji de nuestros inteligentísimos teléfonos móviles, esos con los que, además, se puede hacer y recibir llamadas. Con estos imprescindibles iconos podemos expresar desde el más leve (sobre todo, el más leve) de los sentimientos humanos, hasta el más intrincado; podemos hablar de vida y muerte, podemos hablar de amor.

olympia-le-tan-dyptique-2

Olympia Le-Tan prefiere que hablemos de eso, de sentimientos vinculantes, profundos o leves. Su reciente colección de emojis afianza la relación con la casa diptyque y nos ofrece, ya de paso, la posibilidad de hablar de amor aunque queramos decir otra cosa.

olympia-le-tan-dyptique-1

Primero fue Rosaviola, “La llave de mi corazón está en mi bolso”, la fantástica colección en edición limitada que Le-Tan creó para el San Valentín de , compuesta por dos formatos de cera perfumada (70 y 190 gr), un óvalo perfumado y un perfume sólido coloreados en rosa y rematados por –apasionados- besos de fieltro.

olympia-le-tan-dyptique-5

Holi. Mi cumpleaños es el 26 de enero. ¡Gracias!

Un coqueteo lo suficientemente intenso como para exigir otra muestra de amor: los emoticonos de diptyque diseñados por Olympia Le-Tan, de quien, quizá, hayas visto los bolsitos-libro bordados –jamás un accesorio fue tan intelectual- con portadas de novelas, todo un objeto de deseo para insiders y aspirantes a ocupar un puesto destacado en algún front row de relumbrón. E incluso para las humildes amantes de las cosas bonitas.

olympia-le-tan-dyptique-3

La hija del conocido ilustrador Pierre Le-Tan también ha colaborado con Chanel y Balmain, vende en My Theresa o Colette y tiene tienda propia en París, en el 5, Rue des Petits Champs, es decir, en el muy exclusivo distrito 1 de la capital francesa.

Esto de los emoticonos es todo un carrusel de emociones: un día asistimos -no sin perplejidad- al lanzamiento del teclado de Kim Kardashian, hasta arriba de iconos con las más ponderables cualidades de la armenia, y al siguiente nos encontramos con el delicado universo de la joven creadora Olympia Le-Tan .

olympia-le-tan-dyptique-4

A la espera de acontecimientos -¿quién será el próximo personaje en explorar este terreno comercial? Hagamos apuestas-, voy a ir descargándome el teclado de diptyque para poder mandar una vela (”cómo me enciendes”), una poción de amor (“será tarde o temprano, pero será”) o un corazón herido y arreglado con una tirita (“estoy curtida en mil batallas”). ¿Quién necesita poetas, teniendo emociones visuales?

El teclado Rosaviola “La llave de mi corazón está en mi bolso” de Olympia Le-Tan para diptyque se puede descargar en la App Store.

 

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 comentario

Deja un comentarioCremas nutritivas para pieles maduras, +50 años