Marc Jacobs, dulce Decadence

Generar expectación es el ABC del marketing. En junio de 2015, un Marc Jacobs dispuesto a ampliar target anunció su Decadence presentando a la que sería su musa, Adriana Lima. En otoño, con vistas a las ventas de Navidad, asistimos al definitivo lanzamiento de la fragancia, protegida por un bonito envase con forma de bolso en tono verde esmeralda, tapón con textura de piel de pitón, cadena dorada y coqueta borla como remate. Sin duda, un objeto digno de cualquier colección de frascos de perfume. ¿Y la fragancia? Un –otro- aroma gourmand denso y dulce, muy alejado del resto de la colección por su carácter nocturno y sofisticado.

Nuevo icono femenino y nueva caligrafía olfativa para conquistar al segmento “impulsivo, sofisticado, conocedor de las tendencias de la moda y con actitud urbana”, en palabras de la firma. ¿Lo habrá conseguido?

decadence-marc-jacobs-1

Si Daisy es dulce e inocente, “la chica de la puerta de al lado”, Lola juega el rol de hermana estrafalaria, y Decadence… bueno, ella va a todas partes, como decía Mae West.

La perfumista Annie Buzantian es la responsable de este ‘jugo’ de sabor goloso y comestible, con notas de ciruela italiana, iris y azafrán, punteados por la rosa de Bulgaria, el jazmín Sambac, el ámbar y el vetiver.

Ten a mano tenedor y cucharita, porque Decadence pasa directo a formar parte del ‘postre’ de la gran mesa del mercado, donde también se enmarcan otras fragancias gourmands como Candy (Prada), Flowerbomb (Viktor & Rolf), La vie est belle (Lancôme), Angel (Thierry Mugler), Lolita Lempicka (Lolita Lempicka) o Poison Girl (Dior), perfumes con aspecto de Oriental Vainilla que hacen segregar jugos gástricos desde la primera aplicación.

El diseño del envase alude a un talismán personal de Jacobs y simboliza la opulencia y el glamour.

Steven Meisel firma la campaña protagonizada por Adriana Lima. Especial atención merece el spot televisivo, siquiera por la música. En lo que parece una concesión a los clásicos en medio de tanta modernité, Lima se revuelca por el suelo abrazada a su frasco no con un hit ratonero de reguetón, no, sino con un oldie de The Marvelettes titulado The hunter gets captured by the game.

Decadence se encuentra en 30, 50 y 100ml, a precios variables según la oferta online.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 comentarios

  1. Towanda

    😀
    Me encanta tu sinceridad, Ángeles.
    Tanto lanzamiento nos marea un poco a todas.

    Un abrazo,
    T.

  2. angeles

    Te digo la verdad? No me llama nada la atención

  3. Lolette

    La he probado y es muy particular

    Y el frasco una pasada, como la mayoría Marc Jacobs

Deja un comentarioHe probado el maquillaje de cejas de Mírame