Carolina Herrera, perfumes desde Central Park

Las historias y bastidores de los perfumes de tienen casi siempre el mismo hilo conductor en la trama. Relatos neoyorquinos de asfalto, ejecutivos, mujeres con tacón, traje de chaqueta y maletín hablando por el IPhone… Esta vez nos hemos detenido en Central Park, donde una romántica pareja todavía yuppie llega impregnada de las nueva fragancias CH Central Park en para él y para ella. Historias de Manhattan.

CH_Central_Park_and_CH_Men_Central_Park_perfumesNo puedo creer que la elegantona venezolana y Puig hayan lanzado ya más de veinte perfumes al mercado desde aquel primero titulado Eau de Parfum de Carolina Herrera -1988- cuyo packaging estaba plagado de lunares negros sobre fondo blanco y una banda amarilla. Recuerdo la presentación con Enrique Puig, que en paz descansecomo si hubiera sido el año pasado y han pasado años…. Luego, toda la línea cosmética con el mismo estilismo, que un día desapareció en España sin ruidos. (Veo en Facebook que en Venezuela siguen vendiéndose). Bolsos, cinturones, carteras, llaveros, llenos de lunares… los mil y un accesorios.

Esta nueva entrega no saca los pies del tiesto. Nos situamos en el Upper East Side de NY, de paseo por el pulmón verde, el oasis de Central Park en Nueva York, donde puedes encontrarte a Richard Gere, a Monica Bellucci o a Woody Allen con su mujer chinita, todos haciendo running. CH Central Park es una nueva aventura, como siempre con mucho estilo, sofisticada, no precisamente deportiva en este caso, sino más a lo Pretty Woman; dos de la manita y muchos dólares por en medio. Las notas mezclan amargo con dulce: madera de cedro como los que encuentras por el parque, té de genjibre puro (qué trendy), cardamomo negro, frutas, flores, ciruela, yjazmín, nardo, azahar mediterráneos. Curioso popurrí.

Carolina Herrera y su hija, Carolina _Baez Herrera

Me parece un acierto ese frasco envuelto en mimbre trenzado con una banda roja -para ella-, y otra negra para él. Un toque rustic chic muy italianizante. Después, los charms con las iniciales, marca de la casa. Los perfumes de Carolina son siempre y además, un objeto que te decora cualquier habitación. Prefiero el primer 212 que los actuales, pero la saga tiene que continuar porque un público ni hortera, ni muy pijo, ni progre, ni hipster, pero sí con poder adquisitivo y pendiente de la moda reclama siempre carne fresca.

CH Central Park. Precio: 96,50 euros. 100 ml.

CH Men Central Park. Precio: 84 euros. 100 ml

 

 

 

 

Eva Reuss. "El lujo intangible. Siempre me sedujo, me impactó el lujo intangible. No los relojes suizos carísimos ni las estolas de zorro plateado ni los huevos Fabergé, sino el lujo que está, que flota o te rodea aunque no puedas tocarlo. El aroma del césped recién cortado, el timbre de voz de Neil Young o la fragancia de tu colonia favorita. Qué lujo". "Escribo desde que tenía cuatro años porque me gusta contar cosas, pero escribir de Belleza es contar pequeños relatos de estética, de un cosmos llenos de sueños, que tampoco pueden tocarse, de cómo estar más guapas, más luminosas, más jóvenes. Ah, el eterno femenino, que ya perseguían las etruscas o las momias egipcias. A veces la realidad es demasiado asfáltica, fea o acelerada. Qué gusto contrarrestarla con el aroma de una tostada o la voz, inaprensible y tintineante, de aquella Maria Callas..."

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 comentario

  1. angeles

    Esta no la he olido pero los pefumes de Carolina Herrera nunca me han gustado mucho.

Deja un comentarioRosácea, claves para vencerla