H&M Conscious, semana mundial de reciclaje

y M.I.A. unen sus fuerzas por una noble causa: World Recycle Week, una semana de recogida de prendas usadas en todo el mundo que persigue cerrar el ciclo de la producción de ropa. Todas las tiendas de H&M (más de 3.600 en todo el planeta) participarán en esta iniciativa, que calcula recolectar 1.000 toneladas de textiles en desuso a los que se dará nueva vida.

En pos de la concienciación social de la mocedad, M.I.A. ha grabado un vídeo exclusivo para H&M sobre el impacto medioambiental de cada prenda que termina en el vertedero. Un artefacto a buen seguro vistoso, impactante y molón -podremos verlo el 11 de abril en hm.com-, punta del iceberg de una estrategia global que incentiva el reciclaje a través de los cupones descuento o de la viralización del movimiento por parte de los propios clientes. Diríase que la macroempresa sueca, siempre en el punto de mira por su modelo de producción en el Tercer Mundo, quiere ser la que lave más blanco. Don Amancio, tome nota.

h&m-conscious-semana-reciclaje-2

Trapos que no pasaron la criba del ‘no tengo nada que ponerme’.

Si bien este gigante textil (entre otros) ha afrontado ya unos cuantos escándalos relacionados con las condiciones laborales de sus proveedores, desde 2013 recoge cada prenda prêt-a-tirer sin hacer ascos a marcas ni a andrajos y premia a los benefactores con un cupón de 5 euros de descuento en su próxima compra superior a 30 euros. Con esta idea se han recogido ya más de 25.000 toneladas de textiles, que H&M utilizó en su primera –y loable- colección de prendas a base de fibras recicladas. Reciclar una sola camiseta permite ahorrar recursos naturales indispensables, con lo que no sólo se trata de no acumular vertidos tóxicos sino de no fabricar desde cero.

Pero si algo no nos falta nunca es ambición, así que esta primera semana de reciclaje pone el acento sobre más toneladas de ropa (primero que todo) y sobre los vídeos ‘rehaul’ que la compañía nos alienta a grabar desde nuestros propios dispositivos electrónicos.

Los vídeos ‘haul’ –quizá hayas visto alguno, pero te dará una idea más veraz el documental The true cost son piezas caseras en las que cada quien muestra, con el sórdido entusiasmo que nos embarga cuando saboreamos el poder adquisitivo, los trapitos que se ha comprado. Los ‘rehaul’ imitan el formato pero mostrando las prendas que se van a reciclar, posmodernos cambios de sentido a mayor gloria del reciclaje, del consumo responsable, del compromiso con el entorno y de la grandeza de la empresa que promueve tales hazañas. El hashtag para la ocasión es #HMrehaul.

Con esta fenomenal iniciativa, H&M Conscious refuerza su estrategia de sostenibilidad (véanse la gama de algodón orgánico o la línea de belleza ecoconsciente al alcance de todos los bolsillos) de paso que contrarresta las abundantes investigaciones que empañan su imagen. Un pulso mediático del que, hasta la fecha, ha salido victoriosa.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 comentarios

  1. Towanda

    Lo sé, Montse, el tono es irónico. La estrategia de H&M no puede ser más perversa en general. Hay que reconocerles el mérito: consiguen que la gente les siga comprando y encima viralizan la iniciativa (y la firma) jugando con la buena fe del consumidor. Supera las fronteras del cinismo y se sitúa en otra categoría.

  2. Montse

    La labor de H&M no es noble: son los causantes, junto a otros gigantes de la industria, de que la situación sea tan extrema. Además, mientras anima a los clientes a reciclar, les empuja a comprar con un vale descuento en la tienda. Y mientras realiza una colección con tejidos reciclados, lanza al mercado otras 51 hechas de forma no sostenible. El green washing de H&M, y su intento de desvia la atención de la Fashion Revolution Week, que tiene lugar desde 2014, son una auténtica vergüenza.

  3. Lolette

    Si te acostumbras a reciclar… ya no paras 🙂

Deja un comentarioEkia, cosmética bio para pieles maduras