He probado Red Door Spa de Elizabeth Arden

Por suerte, es también el hogar de un icónico centro de belleza, en el que se susurra que son capaces de hacer milagros hasta con las pieles más chuchurrías: el Red Door de Elizabeth Arden. Así que decidí sacrificarme en nombre de Belleza Pura para experimentar en mis carnes un tratamiento facial y contaros mi experiencia.

No es menos cierto que Nueva York, además de ser una ciudad maravillosa, tiene una capacidad fuera de lo común para agredir mi sufrido cutis. Las temperaturas extremas en invierno y en verano, la humedad, la contaminación, y el estrés de sentir que siempre llegas tarde (porque para los americanos es un pecado llegar un minuto después de la hora acordada) me han dejado la piel bastante mustia.

RedDoorSpa4

El Red Door Spa de es el lugar de peregrinación para las beauty adictas venidas de todo el mundo que necesitan tomarse un respiro de la Gran Manzana. Recientemente trasladado desde su icónica localización en el 691 de la Quinta Avenida neoyorquina a unas pocas calles más abajo, el nuevo edificio de cinco plantas mantiene intacta la esencia del spa abierto en 1910, a pesar de que han cambiado su enorme puerta pintada de rojo por una discreta entrada acristalada.

Para Elizabeth Arden “un interior cuidado se refleja en el exterior”. Esta declaración de intenciones se refleja en su Red Door Spa, donde parece que el tiempo se detiene. Con unos detalles cuidados hasta el extremo y un ambiente donde literalmente reina la calma, más que un centro de belleza parece un templo de meditación budista. Y es que este spa es un oasis en medio del gran caos que reina en las calles de Nueva York; tras cinco minutos en la sala de espera me había olvidado de que vivo en una de las ciudades más ruidosas del mundo.

RedDoorSpa2

En estas salitas de espera te puedes echar una siesta antes y después de tu tratamiento. Lujo asiático en medio del bullicio.

Para comprobar si los centros de Miss Arden son capaces de hacer los milagros que se rumorean, decidí probar el tratamiento facial más sencillo: el Arden Standard Facial. Pensaba que si en 40 minutos eran capaces de transformar mi piel mustia por el invierno en algo medianamente aceptable, los centros Red Door Spa merecían toda su buena fama. Tras un ritual de limpieza intensiva, exfoliación con mascarilla enzimática activada por vapor, y una hidratación a fondo mi piel estaba tan luminosa como la de las modelos que pululaban la ciudad en la New York Fashion Week. Es más, los resultados fueron tan buenos que estuve a punto de recomendarles ir al Qué Apostamos en su versión estadounidense.

Pero mas allá del milagro de revivir mi cetrino cutis, me impresionó mucho otro de los protocolos instaurados por Miss Arden: dar un servicio completo y de calidad al cliente. Además de recibirme en un centro en el que me hicieron sentir como en casa, durante el tratamiento mi estilista no me dejó sola y congelada en la cabina aprovechando el “momento mascarilla”, sino que decidió darme un maravilloso masaje de escote, brazos y manos para acabar de rematarme. Tras un evidente complot para dejarme atontada, no me extrañó nada ver que en las salitas de descanso varias mujeres con aspecto de A-listers se estaban echando la siesta de su vida. Se dice y se rumorea que varias famosas, incluyendo Sarah Jessica Parker, suelen dejarse caer por sus camillas.

El Red Door Spa presume de ofrecer los mejores masajes de Nueva York.

El Red Door Spa presume de ofrecer los mejores masajes de Nueva York.

Además de ofrecer tratamientos faciales y corporales, el Red Door Spa de la Quinta Avenida tiene una completa carta de tratamientos médico-estéticos, incluyendo la aplicación de Bótox, Restylane y Juvederm. Por si fuera poco, este centro cuenta con un inmenso salón de peluquería y una zona dedicada al color en la que una máquina traída del futuro mezcla tu tono exacto de fondo de maquillaje. Juro y perjuro que jamás había visto un centro de belleza tan completo.

El Red Door Spa ofrece un servicio a medida que te crea una base de maquillaje con el tono exacto de tu piel.

El Red Door Spa ofrece un servicio a medida que te crea una base de maquillaje con el tono exacto de tu piel.

Es evidente que Elizabeth Arden sabía de lo que hablaba, y yo creo que he descubierto la forma de quitarme de encima el tremendo jet-lag que siempre me traigo cuando regreso a tierras patrias: pienso ir al Red Door Spa para echarme una siesta de la que me voy a despertar mucho más guapa.

Periodista de profesión y trotamundos aficionada, empecé mi carrera profesional en el mundo de las finanzas. Mi pasión por los perfumes nicho me introdujo en el mundo de la belleza, del que no me he movido en ocho años. Afincada en Nueva York, mi misión es traer las noticias beauty más frescas desde el otro lado del charco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

5 comentarios

  1. Gloria

    Hola! En breve voy a NYC y me gustaría hacerme un tratamiento aunque sea el standard, cuanto te costo??
    Mil grscias

  2. angeles

    Seguro que es genial pero ir a Nueva York unos días (por cierto nunca he estado) no podría permitirme pasar el tiempo en tratamientos de belleza.

    • Beatriz Peña

      Vaya, Angeles. Ojalá puedas ir. Merece la pena.

  3. M Angeles Guerra Rodriguez

    Qué maravilla !!!
    Besitos

    • Beatriz Peña

      Si vas por Nueva York, pide cita. Es casi de visita obligada.

      Un abrazo,

Deja un comentarioHe probado exoplastia, adiós pelo encrespado