Shu Uemura y Shiseido, bases japonesas

shu-uemura-shiseido-bases-maquillaje-1

Shirley MacLaine maquillada por Shu Umeura para “My Geisha” (1955)

El país del sol naciente es rico en tradiciones de belleza que, muy acertadamente, hemos integrado en nuestras rutinas. Una de ellas es el meticuloso (casi obsesivo) cuidado de la piel entendida como un lienzo; otra la del maquillaje entendido como un arte. Eso era para Shu Uemura, el ilustre maquillador japonés fetiche de las estrellas (tras consagrarse con el personaje de Shirley MacLaine en “My Geisha”) e impulsor de productos como el aceite desmaquillante, las brochas hechas a mano y el rizador de pestañas. Pero hoy no queremos hablar de instrumental ‘quirúrgico’, sino, precisamente, de las cualidades que podemos aportar a un lienzo humano para que el arte del maquillaje opere su magia. Aprende de los maestros nipones y Shiseido, joven Padawan, y ficha sus bases de maquillaje para un rostro impecable. El resto corre de tu laboriosa mano.

shu-uemura-shiseido-bases-maquillaje-2

The Lightbulb Foundation de Shu Uemura es la base del “hágase la luz”. El concepto detrás de este fond de teint era conseguir una cobertura alta sin sepultar el brillo natural de la piel. Camuflar todas y cada una de las imperfecciones sin que el rostro adquiriera un aspecto momificado, sino bello y natural bajo cualquier circunstancia lumínica.

La consistencia de esta base es muy fina y ligera, ligeramente cremosa y fácil de manejar. Basta una pequeña cantidad para maquillar todo el rostro durante todo el día; la base promete larga duración y además es hidratante. El acabado es uniforme, liso e impoluto.

Este producto se lanzó en 2014 y desde entonces es todo un hit de la firma –y una referencia imprescindible en todo kit de beautysetter que se precie-.

Precio: 58 euros en Strawberrynet, viene con esponja de maquillaje.

shu-uemura-shiseido-bases-maquillaje-3

Synchro Skin de es la revolucionaria novedad de maquillaje que se adapta a las circunstancias del día. ¿Cómo? Con su Tecnología Sensorial de Detección de Cambios, que se ajusta a los distintos tonos de cada zona del rostro (e incluso a la sequedad y sebo propias de cada segmento facial) teniendo en cuenta la incidencia de la luz y el momento del día. ¡Eso sí que es sincronía y relación bien avenida!

Además, aporta ingredientes tratantes destinados a normalizar la renovación celular, prevenir la oxidación y proteger del daño de los radicales libres e hidratar. Y, como guinda, el SPF20, fetén para ciudad.

Encuentra tu tono entre los 16 disponibles, con cobertura de ligera a profunda.

Precio: 49 euros.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 comentario

  1. angeles

    Dos bases muy apetecibles, sobre todo la de Shu Eumura, fácil de aplicar y que dure todo el día.

Deja un comentarioFlower Beauty, la firma de Drew Barrymore