Primers, el secreto está en la prebase

Los primers son a tu rostro lo que a tu cuerpo la lencería. Corrigen, realzan, matizan, disimulan o sepultan bajo la magia del trampantojo todo aquello que está fuera de sitio.

Se trata de una fórmula pre-maquillaje que actúa como corrector, fijador de los pigmentos, iluminador… Mejora la aplicación del colorido, la calidad del resultado y la duración del look. Son de un perfeccionista que impresiona.

Sobre el papel todo muy apetecible, aunque reconozco que empecé a usarlos con escepticismo y por pura curiosidad investigadora. ¿Un paso más en una rutina ya de por sí interminable? (limpieza, tónico, serum, contorno, crema de tratamiento; esto sólo para empezar) No way!

Sin embargo, ahora soy devota de estas soluciones. Realmente marcan la diferencia. Incluso los más humildes en precio cumplen su función de hacer más confortable llevar potingues encima. Parecen estar hechas a prueba de party animals, el maquillaje aguanta increíblemente bien aunque a una le dé por hacer un modesto Anita Ekberg en alguna fuente pública. Así que date por advertida: cuando empiezas a usar un primer, ya no puedes pasar sin él.

primers-secreto-prebase-1

Pongamos que tú te has hecho una obra de mampostería en los párpados móviles que haría palidecer de envidia a Cleopatra. Te ha costado cinco tonos distintos de sombras conseguir el ahumado perfecto, pero ¡lo tienes! Qué lástima que a mitad de la noche te confundan con un oso panda o con alguna dama victoriana a puntito de estirar la pata. Esta estampa, tan familiar para todas cuando nos da por ponernos en plan Lago de los Cisnes (más siempre es más), se puede evitar con una prebase de ojos, y en esta Santa Casa no se ha probado ninguna mejor que la de Urban Decay.

Primer Potion es una prebase que hace que las aterciopeladas sombras se vuelvan un metafórico telón de acero indestructible. Pero no sólo mejora la duración o los colores, también rellena las imperfecciones cutáneas y disimula defectos gracias a su fórmula antiaging.

La tienes en cuatro acabados (invisible, nude mate, champagne brillante y corrector del color+difuminador óptico).

Precio: 20 euros.

primers-secreto-prebase-2

 

Para todos los públicos. Así son los Superprimers de Clinique, seis resolutivas prebases que abordan con tecnología –y esmero- distintas situaciones de la piel: rojeces, manchas, falta de luminosidad, marcas de acné, líneas de expresión…

He probado con éxito el lavanda (para corregir el tono apagado) y el melocotón (disimula manchas y zonas hiperpigmentadas) e intuyo que todos son buenos.

Precio: 27 euros.

primers-secreto-prebase-3

El tamaño importa. Sobre todo (¿sobre todo?) si hablamos de poros, pocas cosas quedan más antiestéticas que un poro enorme con maquillaje encima. Por eso es tan funcional The POREfessional Matte Rescue de , un gel matificante a base de agua que sella los poros, absorbe el exceso de grasa y deja la piel mate y sedosa, lista para recibir el fond de teint. ¡Di adiós a los brillos!

Precio: 29 euros.

primers-secreto-prebase-4

En esta misma línea abunda Flawless Start de Elizabeth Arden, una fórmula sedosa de textura ligera que sublima la piel del rostro al instante. Suaviza las líneas de expresión, elimina los brillos, ilumina la tez, hidrata y consigue que el maquillaje permanezca inasequible al desaliento durante horas y horas y horas… Es la que uso a diario -y recomiendo con la misma frecuencia-.

Precio: 29 euros.

primers-secreto-prebase-5

Glow Maximizer de Dior entra en escena con un encomiable objetivo: dejar nuestra piel a la altura de las mejores pasarelas. Esto es cincelada como por Miguel Ángel y con esa luminosidad de cien mil potentes focos. Eso sí, sin brillo ni efecto nacarado, por favor.

En este caso, se mezcla una nuez de producto con la base de maquillaje y se aplica una fina capa sobre la piel preparada. También se puede usar sobre el maquillaje aplicando a toquecitos para reforzar la luminosidad y resaltar los relieves.

Precio: 39 euros.

primers-secreto-prebase-6

Para bolsillos saneados, y con dos funciones principales (iluminar e hidratar o matificar y refinar los poros), terminamos con los primers de Zelens en acabado satinado o aterciopelado. ¿Lo más destacable? La tecnología científica antiedad del Dr. Marko Lens, quien ha conseguido elevar al Olimpo estos primers con su fórmula a base de lindera (revitaliza la piel cansada), polvo de arroz (conserva el aspecto sedoso de la piel, suavizándola), hoja de Shiso (antioidante), perla (hidrata e ilumina), silanoles (estimulan la producción de colágeno) y vitamina E (anti radicales libres). Puedes emplear uno u otro según tu propia producción de sebo (el matificador para la zona T) o, dado el precio, conformarte con uno para todo el rostro. A tu piel le va a gustar de cualquier modo.

Precio: 55 euros.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 comentario

  1. Lolette

    Digamos que esta es la “doctrina”

    La práctica es que hay pocos días en que se puede cumplir todo el ritual. Con los tiempos que corren hasta para la mejor fiesta hay 15′ para vestirse y maquillarse

    Ay !!!

Deja un comentarioLos Jabones de mi Mujer cumplen 10 años