Ventosas, medicina china para tratar la celulitis

No sólo de terapias molestas e invasivas vive la mujer cuando se trata de eliminar la . También hay un glorioso espacio de eficacia en las rutinas manuales, sobre todo cuando te pones, y te aseguro que no es ninguna gracieta fácil, en buenas manos. En esta clase de tratamiento ‘slow’, la ejecución profesional catapulta los resultados.

Hoy queremos hablarte de una propuesta anti-retención, reductora, remodelante, anticelulítica y (¡y!) pro-bienestar que llevan a cabo en The Green Shelters y que recupera una técnica milenaria de la medicina tradicional china de la que te hablamos hace poco aquí, en tu pantalla amiga: la succión con ventosas. Sí, Gwyneth Paltrow (entre otras audaces beautysetters) se cuenta entre sus adeptas.

ventosas-medicina-china-celulitis-1

Los beneficios de la vacuum-terapia van más allá de la (apetecible) reducción de centímetros, seguramente ése sea el secreto de su éxito. ¡Vivan las terapias holísticas! La succión con ventosas dinamiza los órganos y los tejidos, equilibrando y liberando la energía que los obstruye tanto a nivel linfático como circulatorio y alentándolos, a la postre, a trabajar con renovado entusiasmo.

En lo que respecta a los volúmenes, el tratamiento se concentra en las zonas que presentan mayor retención y en las reflejas, puesto que son las que canalizan el excedente de toxinas. Un masaje específico sirve de preparatorio a la terapia de succión.

Después, ventosas mediante, se trabaja cada zona con presiones que favorecen la expulsión de aire, aspirando y creando un efecto vacío con el que se abren los poros y se estimula la circulación sanguínea y linfática. ¿Traducción simultánea? El aspecto de la celulitis se atenúa, las toxinas huyen despavoridas y los líquidos se drenan.

Puedes disfrutar de este tratamiento en alguno de los fabulosos retiros saludables que organiza The Green Shelters. Más información en su página web.

Diana Domingo, alias "Towanda": " Cuando era pequeña me impresionaba mucho aquel locutor de radio que reconocía, en tono vehemente y voz aguardentosa, que “buscar la belleza es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo. Y en ello ando. Entre ungüentos y pócimas. Entre ciencia, palabrería y parafernalia. Entre mujeres y hombres. Tratando de separar el heno de la paja, observando lo que pasa en este sublime y asqueroso mundo y sin dejar de preguntarme, con la curiosidad de quien asiste a un nuevo fenómeno cada día, qué es la belleza".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios

Deja un comentarioMy Dresser In, tocados estilo Ascot