El mosquito del ZIKA

Remedios caseros contra las picaduras de mosquitos

El verano nos pide a gritos pasar tiempo fuera de nuestras cuatro paredes.  Sin embargo, es temporada de , esos seres chupópteros capaces de amargarnos nuestras merecidas vacaciones con sus dolorosas picaduras. El picor y los habones que dejan a su paso proceden de un anticoagulante que tienen en su saliva para poder pegarse un festín a tu costa.

A algunas personas no nos pican, sino que nos acribillan. Aunque popularmente se dice que es porque tenemos la sangre dulce, la realidad es que depende de la cantidad de dióxido de carbono que emitamos. Mis efluvios corporales deben ser el equivalente al Chanel N°5 de estas bestezuelas, porque cada vez que piso la piscina por la tarde me dejan como un colador.

la nuit

 

Por suerte, la naturaleza es sabia y existen numerosos remedios salidos de la rebotica de nuestras abuelas que nos permiten tratar estas molestas picaduras con lo que tenemos a mano en la despensa o rodando por casa. Te desvelamos nuestros remedios caseros favoritos para tratar las picaduras de los mosquitos.

Rebotica

Frascos de rebotica tradicional. Fuente: Pinterest.

Aceite de coco

El aceite de coco es un poderoso antibacteriano. Si lo aplicas tras el picotazo, crea una fina capa que lo protege de las bacterias y el polvo, además de dar una cierta sensación de alivio para evitar que te rasques compulsivamente. Por si fuera poco, es un estupendo hidratante corporal de emergencia para las noches de verano.

Albahaca

Además de utilizarse en muchos países como un repelente natural de mosquitos, la albahaca fresca sirve para evitar esa molesta sensación de picor que los acompaña. Basta con frotar suavemente una hoja limpia sobre el picotazo, y aprovechar el resto de la planta para hacer una rica salsa de tomate con la que se te pasen todos los males.

Aceite esencial de

La lavanda es un antiinflamatorio natural y el preferido por los amantes de la vida ecológica por sus múltiples usos. Una gotita de aceite esencial puro de lavanda sobre la picadura ayuda a coagular la sangre y evitar la hinchazón. Es importante comprar aceite esencial de lavanda puro en una farmacia o herbolario, ya que se comercializan otras versiones totalmente sintéticas para perfumar la casa que te pueden quemar la piel.

Cinta adhesiva

Si te entra la pereza suprema y lo que quieres es que los peques dejen de rascarse las picaduras sin andar buscando ingredientes naturales, prueba a ponerles un poquito de celo o cinta adhesiva sobre la zona afectada. La dermatóloga Jessica Wu afirma en un artículo del Huffington Post que cubrir las picaduras con celo puede evitar males mayores al rascarte, especialmente de noche. “Si te rascas muy fuerte, puedes romper la piel y provocar una infección”, afirma. Bueno, sencillo, y barato.

Avena coloidal

La avena coloidal es un remedio que se utiliza tradicionalmente para aliviar el picor en la piel. Funciona creando una barrera protectora que te quita la necesidad imperiosa de arrancarte la piel a tiras. Desde W.S. Badger, una empresa especializada en cosmética orgánica, Deirdre Fitzgerald nos explica que la avena coloidal se puede utilizar para tratar las picaduras haciendo una pasta con agua y aplicándola directamente sobre la zona afectada. Con lo que sobre puedes hacer un estupendo exfoliante casero.

exfoliante-casero-avena-pieles-sensibles

Sin embargo, con los mosquitos más vale prevenir que curar, especialmente ahora que transmiten enfermedades como el virus del zika. Un buen repelente de mosquitos comprado en farmacia o en su versión casera te evitará muchos quebraderos de cabeza.

Periodista de profesión y trotamundos aficionada, empecé mi carrera profesional en el mundo de las finanzas. Mi pasión por los perfumes nicho me introdujo en el mundo de la belleza, del que no me he movido en ocho años. Afincada en Nueva York, mi misión es traer las noticias beauty más frescas desde el otro lado del charco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deja un comentarioChampú en seco, sin agua y a lo loco