Llega la escuela del amor, por San Valentín

Febrero, dicen, que es el mes por excelencia del amor, y el mundo se prepara para recibir el 14 de febrero, día de San Valentín, con más corazones que en ninguna otra fecha. Por eso, no es de extrañar que durante esta época recibamos en las redacciones más información sobre el amor que nunca. Una de ellas que nos ha llamado particularmente la atención: acaba de llegar a España, la escuela del .

cupido

Y vosotras que pintabais a Cupido con sus flechas haciendo blanco en vuestros corazones… ¡Qué decepción, amigas mías! Si es que todo es química, que os lo he dicho ya alguna vez; incluso las cosas del corazón… Por cierto, ¿sabéis cuál es el origen (posible) de que el corazón sea la imagen representativa del amor? Porque los egipcios (a ellos se les atribuye el honor de esa primera representación) sabían de la importancia de este órgano y creyeron que ahí residía el alma y la mente.

Ya que hemos desmitificado en unas líneas el amor y el corazón y hemos dejado al pobre Cupido sin oficio ni beneficio, os cuento que por primera vez llega a España la Escuela Neurocientífica del Amor y con este nombre ya hemos hecho trizas el mito. Sí: amor y neurociencia. Casi nada. Esta escuela es un centro de coaching en sinapsis interpersonal que llega a España para enseñar cuál es el algoritmo que permite a dos personas amarse. Recientes estudios científicos del ámbito de las neurociencias han demostrado que el amor no es una variable desconocida y aleatoria sino que se ha convertido en una habilidad que puede ser enseñada para alcanzar el máximo desarrollo y encontrar así a la pareja perfecta. La prestigiosa Dra. Helen Fisher, investigadora del MIT, antropóloga y neurocientífica ha estudiado el amor romántico desde un punto de vista científico y en 2004 desarrolló un algoritmo que permite a dos personas conocer el grado de compatibilidad que existe entre ambas.

Creative_Wallpaper_This_chemistry_of_love_096907_

La ciencia del amor, cada vez más estudiada.

De estos estudios se han nutrido los portales de citas para encontrar pareja como e.darling, zoosk, badoomeetic... Ésta última es la que realizó el algoritmo de Fisher. Sin embargo, aunque estos portales funcionan a medias (sí, salen parejas y conozco a alguna aunque yo he preferido otros métodos más primitivos, como ligar y me ha ido bien porque llevo con mi santo 27 años), no son perfectos. ¿Qué es la perfección en el amor? ¿Existe? ¿A qué huelen las nubes?

El Coaching en Sinapsis Interpersonal es la respuesta de las neurociencias al cómo amar y a quién amar. Con unos métodos basados en los últimos avances en las neurociencias, la biología y el coaching personal, un test permite identificar el perfil sináptico de cada persona para optimizar las relaciones interpersonales y alcanzar el éxito romántico, educativo, empresarial y social. Otra patada al romanticismo…

Existen 12 perfiles sinápticos y para saber cuál es el de cada uno hacen un test; una vez identificado el perfil sináptico, se puede identificar el perfil complementario –o perfect match– y de esta forma saber a quién amar y a quién no. Más de 14 millones de personas en todo el mundo han realizado este test.

Durante el mes de marzo, los coach de esta escuela van a estar en Barcelona, Valencia y Madrid realizando los primeros seminarios – Love Sinapsis– en España para enseñar la ciencia del amor a los asistentes que van destinados a cualquier hombre o mujer que quiera mejorar sus habilidades interpersonales para encontrar a su media naranja.

En Barcelona estarán todos los jueves de marzo a partir del 9 del mes y el precio rondará entre los 250 y 275 euros, dependiendo de la fecha de inscripción.

En Valencia, el 11 y 12 de marzo, con un precio de entre 150 y 175 euros.

En Madrid estarán los días 18 y 19 de marzo con el mismo precio que el de Valencia.

Aún no saben dónde se realizaran los seminarios pero en su página web os darán la información necesaria.

Por cierto, ¿qué tal os ha ido en el amor por el método tradicional, el de ligar?

Eulalia Sacristán: Soy periodista desde hace muchos años, quizás más de los que me gustaría. Desde siempre me ha gustado la ciencia y todo lo que se deriva de ella: la belleza, la nutrición, la salud, el bienestar, la psicología. Porque esto también es ciencia, al igual que la física o las matemáticas; con otro tinte, pero ciencia al fin y al cabo. Y también me gusta mirar las noticias desde un punto de vista cercano y contarlo para que lo entienda todo el mundo. De eso trata comunicar, ¿no?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 comentarios

  1. angeles

    A mi siempre me ha ido mejor el método tradicional aunque considero que el amor no dura toda la vida, luego se convierte en amistad y cariño.

Deja un comentarioAceite de oliva, en el mejor envase